Uno de cada diez españoles sólo paga en efectivo

Efectivo

El pago en efectivo sigue siendo la única opción para el 9,2% de los españoles a la hora de realizar las compras habituales, a pesar de la comodidad que supone utilizar tarjetas de débito sin tener que acudir primero al cajero automático.

Las tarjetas de débito las utilizan el 90,8% de los españoles, el pago por transferencias bancarias un 85,8% y las tarjetas de crédito un 76,6% según un estudio elaborado por la consultora PwC y la IE Business School.

El informe destaca el notable incremento que ha experimentado el uso de las tarjetas de crédito en España, registrando un crecimiento del 169% desde el año 2000. Por su parte el volumen de tarjetas de débito se ha reducido un 17%.

En el caso de las tarjetas de crédito y débito, el número de operaciones por habitante y año se ha más que duplicado en lo que va de siglo, alcanzando la cifra de 52, “pero sigue estando bastante por debajo del promedio de la Unión Europea (79) y queda muy lejos de los niveles de uso de los países nórdicos (más de 200 operaciones anuales)”.

Medios de pago

En los nuevos medios de pago, España está todavía en posiciones de salida (en 2013, el valor del comercio online representaba menos del 1% del total), si bien se advierte un gran potencial de crecimiento. Una vez superada en líneas generales la crisis económica, que congeló el consumo, el ritmo de aumento anual de las operaciones por Internet es elevado, con tasas cercanas al 30%.

La generalización de los dispositivos móviles de alta gama en España (el 60% de los teléfonos móviles son inteligentes), que pueden ser clave para el desarrollo de los nuevos medios de pago, también sugiere un próximo salto hacia adelante. Los bancos están lanzando diversas soluciones de monedero virtual y también han aparecido en el mercado aplicaciones para pequeños pagos móviles, como en el caso de los estacionamientos regulados en las ciudades.

El informe, titulado “los medios de pago, un paisaje en movimiento”, indica que existen nuevos medios que se están abriendo en España, como “la creciente proliferación de los pagos a través de Internet y, sobre todo, el teléfono móvil”. Debido a estas innovaciones “se está cambiando la actual fisonomía del sector en todo el mundo”.

Los consultados en el estudio confirman que a medio plazo el teléfono móvil acabará sustituyendo a las tarjetas de crédito, del mismo modo que han ido ganando cuota de mercado a otros productos tecnológicos, como las cámaras fotográficas, los reproductores de música, relojes o calculadoras. PwC califica de “depredador digital” al teléfono móvil por ello.

Lo último en Economía