10-N

Los cuatro grandes riesgos de la economía española que tendrá que afrontar el nuevo Gobierno

Los cuatro grandes riesgos de la economía española que tendrá que afrontar el nuevo Gobierno
empresas-ibex-economia-Interior

La economía española afronta cuatro grandes riesgos económicos con los que tendrá que lidiar el Gobierno que los españoles decidamos que hemos de tener tras las elecciones de este domingo, 10 de noviembre. La situación en Cataluña, la recesión global que se cierne, el ‘Brexit’ y la guerra comercial abierta por Estados Unidos, son las cuatro principales incertidumbres cuyos efectos el nuevo Ejecutivo tendrá que minimizar.

Cataluña

A pocos sorprende que la situación provocada por el independentismo en Cataluña es uno de los principales riesgos, no sólo para la política española, sino también para su economía. No lo dice un analista, ni un economista, ni un gestor. Lo dicen todos, incluso los más respetados.

Grandes instituciones económicas como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) o el Fondo Monetario Internacional (FMI) no han dudado en alertar al respecto. Los primeros recogen en un estudio que el independentismo podría tendrá un "fuerte impacto" en la economía española, mientras que los segundos advierten del "riesgo de contagio" en la "preocupante" situación de Cataluña.

Pero, por si estas instituciones no fueran suficientes, BlackRock, el mayor gestor de activos del mundo, también ha situado hace escasos días al independentismo catalán como uno de los principales riesgos de la economía europea. De hecho, la gestora alerta de un posible impacto en países como Reino Unido, Francia o Alemania.

También grandes empresas del Ibex 35, como Telefónica o Meliá, han advertido sobre las peligrosas consecuencias que podría tener la continuidad del conflicto independentista catalán.

Recesión Global

La segunda mitad del año ha sacado a relucir la debilidad de la economía española -y la de medio mundo-. Pese a que a comienzos de año España crecía con soltura, el segundo semestre ha mostrado la realidad: señales de debilitamiento que anticipan la recesión. 

Las exportaciones apenas logran avanzar a un ritmo anual del 1,1%, casi la mitad que las importaciones; la inversión directa extranjera ha registrado un fuerte frenazo -apenas entraron 7.600 millones de euros en el primer semestre, frente a los 36.700 millones un año antes-; la creación de nuevos puestos de trabajo pierde impulso; los principales indicadores, tales como la cartera de pedidos o el índice PMI de gestores de compra, muestran un declive industrial preocupante y el desempleo alcanza niveles no vistos desde 2012. Síntomas y más síntomas de agotamiento con los que tendrá que lidiar el nuevo Ejecutivo.

‘Brexit’

Reino Unido invirtió 3.125 millones en el mercado español durante los primeros seis meses de 2019, lo que significa un 79,49% más que durante el mismo periodo de 2018. Esto pone a Reino Unido como el principal inversor en la primera mitad del año, motivo de intensa preocupación para la economía española.

Y es que el desenlace del ‘Brexit’ puede provocar un cisma en nuestra economía, sobre todo en caso de que se lleve a cabo una salida de la Unión Europea sin acuerdo, es decir, el conocido como ‘Brexit’ duro.

Los diputado laboristas dieron a finales de octubre el visto bueno a la petición del primer ministro británico, Boris Johnson, por lo que el Reino Unido celebrará elecciones anticipadas el próximo 12 de diciembre.

La crisis del ‘Brexit’ ha provocado una deriva política en las islas británicas sin parangón. Los laboristas liderados por Jeremy Corbin han accedido a adelantar los comicios tras la negociación mantenida con el primer ministro. Johnson no ha conseguido aglutinar la mayoría suficiente para sacar adelante su propuesta para el Brexit, lo que provocó una nueva prórroga por parte de las autoridades de la UE… y por tanto un aumento en la incertidumbre política y económica comunitaria.

Guerra comercial

Pese a que a priori podría parecer que la guerra comercial entre Estados Unidos y China podría llegar a su fin por el acuerdo a través del cual está previsto que se cancelen, en distintas fases y de manera proporcional, la subida de los aranceles, lo cierto es que prácticamente nadie se fía. 

"Si las dos partes suscriben la primera etapa del acuerdo deberán cancelarse los aranceles según el contenido y la proporción del mismo", explicó el portavoz del Ministerio chino, Gao Feng, en su habitual rueda de prensa, donde subrayó que la posición de China es clara: "La guerra comercial dio comienzo con la imposición de aranceles y debe terminar con la eliminación de los aranceles".

"En las últimas dos semanas, los líderes de las dos partes han llevado a cabo discusiones serias y constructivas sobre cómo abordar adecuadamente sus preocupaciones centrales y acordaron cancelar el aumento de tarifas en etapas en función del progreso del acuerdo", añadió.

Sin embargo, los expertos consultados por OKDIARIO advierten de que nada se puede tener asegurado con las dos potencias… y menos con Donald Trump al frente de Estados Unidos.

Lo último en Economía

Últimas noticias