SEGÚN EDUARDO MOLET, EXPERTO Y CONSULTOR INMOBILIARIO

El crecimiento del empleo y de los créditos hipotecarios dispara la compraventa de viviendas

inmobiliaria
El importe medio de las hipotecas está ya en niveles precrisis.

El año 2017 ha empezado con fuerza para el sector inmobiliario español: no solo porque han aumentado las ventas de las viviendas, sino también su precio, el cual se ha mantenido a lo largo del primer semestre del año. El consultor inmobiliario de entidades financieras españolas y extranjeras y fundador de Red Expertos Inmobiliarios y del instituto de formación inmobiliaria IFEM, Eduardo Molet, afirma que en estos primeros seis meses el precio se ha incrementado algo más de un 5%, especialmente en grandes ciudades. De hecho, Molet sostiene que en lugares como Madrid, la subida ha sido mayor: en la capital alcanza un crecimiento del 6%. En opinión del experto, el aumento podría llegar hasta el 12% a finales de 2017.

Detrás de esta tendencia alcista en los precios se encontraría el incremento en la demanda. El descenso del desempleo y una mejora en el acceso al crédito hipotecario son condiciones que han favorecido la compra de la vivienda, según Molet. Esto ha hecho que las operaciones de compraventa hayan crecido de forma notable, superando el 18%.

"Desde que comenzó la crisis, no veíamos hipotecas con tan buenas condiciones como las que se están dando ahora: se pueden encontrar préstamos con intereses por debajo del 1% y sin comisiones de apertura", apunta el experto. Esto ha propiciado que el grueso de la demanda de vivienda se unan las clases medias, que en lo peor de la crisis no conseguían acceder a créditos hipotecarios, que las entidades financieras reservaban a inversores o particulares muy solventes, como a los compradores extranjeros.

¿Por qué se conceden más hipotecas?

Molet asegura que los grandes bancos han sufrido importantes pérdidas en algunos mercados internacionales, especialmente en países de Latinoamérica, como Brasil o Venezuela. "Esto ha hecho que mucho busquen ingresos en España y la concesión de créditos a empresas y particulares es una buena vía" para obtenerlos, indica.

No obstante, la tendencia alcista del mercado de la vivienda, en opinión del consultor, no tendría que desembocar en una nueva burbuja inmobiliaria. "Es normal que, con la recuperación económica, los precios suban, ya que estaban a un nivel muy bajo”.

Así, al vendedor le cuesta cada vez menos encontrar un comprador para su vivienda, aunque es cierto que el tiempo que tarda en hacerlo varía en función de la zona geográfica. "La media se situaría en un plazo de 9 meses, pero si la vivienda se ubica en una gran ciudad, el tiempo que se tarda en venderla se reduce prácticamente a la mitad. En Madrid se sitúa en los 4,3 meses".

Lo último en Economía