bancos

Caixabank explicará dentro de una semana las medidas que motivan su ERE

CaixaBank
Sede de CaixaBank en Valencia.

Caixabank inicia el proceso negociador previo a la apertura formal de sus medidas de ajuste, que incluirán despidos colectivos, movilidad geográfica y modificación de las condiciones de trabajo. Este jueves ha constituido la mesa negociadora, compuesta por 16 miembros más tres asesores.

El banco no ha detallado cuántos despidos va a haber, aunque desde los sindicatos se barajaban unas 2.500 personas afectadas. Las reuniones se iniciarán el próximo jueves, cuando finalmente el banco explicará formalmente las causas por las que se produce el ERE y las medidas a adoptar. " Igualmente ante la posibilidad de medidas severas por parte de la dirección hemos propuesto al resto de sindicatos la adopción de una plataforma conjunta de acción y negociación, como un instrumento eficaz de defensa de nuestros derechos", ha dicho UGT en un comunicado.

El sindicato ha indicado que ha pedido al banco la supresión del procedimiento de ERE y le ha demandado que "es urgente negociar aspectos laborales que han quedado postergados en otros acuerdos hasta este primer trimestre, como el plan de igualdad, el desarrollo de carreras profesionales, mejoras en las medidas de conciliación, y la implantación del control horario".

Cierre de 821 oficinas

En números redondos, Caixabank tiene 30.000 empleados. Por tanto, las salidas deseadas por el banco rondarían entre el 7% y el 10%. Normalmente en las negociaciones se plantea un número y se suele quedar muy por debajo.

En 2013 el banco planteó 3.000 despidos y acabó cerrando tan sólo 2.400. Hubo cerca de 4.000 solicitudes así que muchas personas no pudieron marcharse.

Con el plan de cierre de 821 oficinas y el mantenimiento de 1.100 de ellas en las zonas rurales (donde el banco se quiere concentrar por motivos estratégicos de servicio), la estructura de las sucursales cambiará. Hay provincias donde hay más oficinas de las que necesita la entidad, que son singularmente Baleares, Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia o Bilbao según los sindicatos, sobre todo porque allí ya ha habido integraciones de otras entidades.

Estas oficinas también vivirán ajustes de plantilla porque el banco considera que “no son lo suficientemente rentables”.

 

Lo último en Economía

Últimas noticias