Bolsa

BME hunde su volumen de negociación en enero un 22% y agrava aún más su débil situación

Ibex
Interior de la Bolsa de Madrid (Foto. BME)

BME pierde negocio en España y su volumen de negociación cae en febrero un 22% respecto al mes anterior y un 30,6% respecto a febrero de 2018. Otros datos muestran los problemas de la entidad como son el número de operaciones gestionadas, las ampliaciones de capital o el número de salidas a Bolsa.

El volumen de negociación del operador de los mercados de valores españoles, BME, vuelve a retroceder en febrero hasta los 32.319 millones de euros. Esta cifra supone un descenso del 22% respecto al mes de enero de 2019  y un 30,6% menos que en el mismo mes del año anterior.

Esta cifra, viene a confirmar las sospechas de que los inversores cada vez tienen  más dudas a la hora de invertir dentro del mercado de renta variable, y al mismo tiempo, los que siguen apostando por la Bolsa, prefieren el uso de plataformas alternativas de negociación. En 2018, menos de la mitad de las acciones del principal índice de la Bolsa española, el Ibex 35, fueron negociadas a través de BME, tan solo el 45%.

Según la Sociedad de Valores Auriga Global Investors, “la semana que finalizó el 22 de febrero, tan solo el 39% de las acciones del Ibex se negociaron en el mercado bursátil español”. Esta cifra es inferior al número de acciones que fueron negociadas en plataformas extranjeras, como Cboe BXE y Cboe APA, con un 22% y un 20% respectivamente, que continúan robando al parqué oficial parte de su negocio.

La fragmentación en la compra venta de acciones no es algo exclusivo de la Bolsa española, sino que está presente en todos los mercados. Dentro del selectivo español, Grifols presenta un índice de fragmentación del 2,72, lo que significa que cada acción se negocia en 2,72 plataformas diferentes. BME solo negocia una cuarta parte de las acciones de la multinacional catalana, un 27%.

Además del volumen de negociación, otros datos muestran también el declive de la Bolsa española. En 2018, las ampliaciones de capital se hundieron a mínimos de 2008, debido a las primas de emisión. Las nuevas alternativas de financiación, la elevada volatilidad del mercado y la aparición de nuevas plataformas de negociación también han lastrado el número de salidas a Bolsa. El valor de las salidas a Bolsa en España, descendió un 75% en 2018.

El número de operaciones también cae: BME gestiona un 37% menos de transacciones que en febrero de 2018

En este contexto, el presidente de BME, Antonio Zoido, reitera que el impuesto a las transacciones financieras no ayuda a paliar esta pérdida del volumen negociado. Este impuesto, que prevé gravar al 0,2% de las operaciones de compañías cotizadas con una capitalización superior a los 1.000 millones de euros, favorece las transacciones fuera de los sistemas regulados y una ‘fuga’ de los inversores que buscarían países que no aplicasen esa tasa extraordinaria.

La compañía, que cotiza dentro del grupo de Ibex Medium Camp, perdió a lo largo de 2018 casi un 10% de su valor en Bolsa. Bolsas y Mercados Españoles anunció este jueves sus resultados, con un beneficio un 11,1% por debajo al obtenido en 2017. De esta manera, el operador de los mercados españoles presenta su cuarto año consecutivo a la baja y agrava su ya de por si débil situación. Además, los malos resultados obtenidos durante el último ejercicio repercutirán en sus accionistas, que recibirán el dividendo más bajo desde el año 2006, 1,57 euros por acción, frente al 1,78 de 2017.

Esta caída en la actividad en los mercados podría traducirse en movimientos corporativos con la finalidad de optimizar la gestión del sector. Este es el caso de la Bolsa de Oslo, que en la actualidad, se encuentra en medio de una ‘guerra de ofertas’ entre la Bolsa de valores paneuropea, Euronext, y la americana Nasdaq. Un ejemplo de ello fue la decisión tomada por la compañía Cepsa que retrasaba su salida a Bolsa el pasado octubre, al considerar que la inestabilidad de los mercados podía dañar la valoración de la empresa

Últimas noticias