autónomos

Los autónomos denuncian la «asfixia» que sufre el colectivo pese al ligero aumento de afiliados

Las diferentes asociaciones de autónomos nacionales han advertido sobre la «asfixia» que sufre el colectivo pese al ligero aumento de afiliados a la Seguridad Social que han registrado en noviembre. Según los datos conocidos este miércoles, el Régimen de Autónomos, el RETA, ha aumentado en 2.504 trabajadores hasta alcanzar a cierre de mes la cifra de 3,26 millones.

Lorenzo Amor, presidente de la organización ATA, ha alertado este miércoles sobre «lo mal que lo están pasando los autónomos con la asfixia del tejido empresarial» a causa del coronavirus y las restricciones decretadas por algunos gobiernos regionales, que están hundiendo los ingresos de miles de negocios.

Amor ha pedido que se pongan en marcha cuanto antes «nuevas prórrogas en los ERTE y ayudas por cese de actividad» para este colectivo. De momento, el Gobierno ha prorrogado hasta el 31 de enero estas dos prestaciones, algo que se antoja insuficiente para la mayoría de los pequeños negocios del país, en manos en su mayoría de autónomos.

Amor ha considerado que los datos de empleo de noviembre «no son buenos, no son satisfactorios», y alerta además de que estas cifras empeorarán de cara al primer trimestre de 2021

Amor ha considerado que los datos de empleo de noviembre «no son buenos, no son satisfactorios». El presidente de ATA ha considerado además que estas cifras empeorarán de cara al primer trimestre de 2021. Amor recuerda que hay 150.000 trabajadores en ERTE más que en octubre, a lo que hay que sumar que 430.000 autónomos han solicitado la prestación por cese de actividad y al 20% de ellos se le ha denegado.

UPTA alerta sobre la hostelería

Desde la otra gran asociación de autónomos, UPTA, su presidente Eduardo Abad explica en una nota este miércoles que ante los datos de afiliación de noviembre es necesario tomar medidas de reactivación del consumo. Sobre todo en el sector de la hostelería, especialmente castigado durante la pandemia.

«La hostelería continúa en la cuerda floja», señala Abad. Las cifras facilitadas por el Ministerio de Seguridad Social registran que hay 3.152 activos menos en noviembre. Sólo desde el mes de agosto, los cierres de pequeños establecimientos se elevan a 12.000, de acuerdo con los datos de esta organización.

Además, el sector del comercio, colectivo profundamente afectado por la crisis, continúa siendo otro de los sectores más castigados, aunque con cifras menos significativas que en meses anteriores, con la pérdida de 210 negocios. La industria manufacturera también ha perdido 187 activos.

Pésima situación que lleva a Abad ha pedir al Ejecutivo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias que no olvide a los sectores más castigados por la pandemia y las restricciones, entre ellos, los locales de ocio nocturno o las actividades vinculadas a ferias y fiestas patronales. «No podemos olvidar otros sectores tan importantes como la cultura y los vinculados al turismo, entre otros, que, ante las restricciones establecidas por parte de las administraciones, se están viendo también gravemente afectados. Especial mención merecen las actividades económicas vinculadas a las ferias y fiestas patronales cuya facturación ha sido nula durante el año 2020, sin que existan perspectivas halagüeñas para el próximo año y carentes de un paquete de medidas que amorticen la situación que atraviesan estas actividades tan relevantes en la economía», señala Abad en una nota.

Por último, Uatae, la tercera asociación de autónomos nacional, ligada a Podemos, ha incidido en la misma idea al destacar que «el leve aumento de autónomos en noviembre no oculta la sangría en la hostelería o el comercio». Su secretaria general, María José Landaburu, ha reclamado al Gobierno ayudas directas para los sectores más afectados por la crisis, algo a lo que de momento se ha negado el Gobierno.

A juicio de Uatae, el plan de salvación para este colectivo no puede limitarse a la ampliación de los créditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO), como ha hecho el Ejecutivo, sino que hay que poner en marcha medidas más potentes

Landaburu asegura que «los trabajadores y trabajadoras autónomas siguen aguantando su actividad pese a las restricciones sanitarias», algo que no podrá alargarse en el tiempo. A juicio de Uatae, el plan de salvación para este colectivo no puede limitarse a la ampliación de los créditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO), como ha hecho el Ejecutivo, sino que hay que poner en marcha medidas más potentes.

La secretaria general de Uatae señala por ejemplo las moratorias en los préstamos, hipotecas y productos financieros, así como una línea potente de ayudas directas para afrontar los gastos fijos de tener el negocio abierto cada día pese a la crisis y que está ahogando a muchos autónomos.

Lo último en Economía

Últimas noticias