Los otros héroes de la crisis

Anima, la startup que nace en plena crisis y destina el 10% de cada venta a una ONG

Alejandro Casanova es un joven emprendedor, que se ha convertido en el impulsor de Anima. Una nueva startup que nació en pleno confinamiento y pretende devolver a la sociedad parte de lo que han recibido. Este nuevo emprendedor de venta de camisetas y fragancias unisex destina el 10% de la compra al proyecto social que el cliente elija.

¿Qué es Anima?

Anima es una compañía en la que buscamos mejorar y aportar a la sociedad parte de aquello que nosotros recibimos. La idea es que, a través de una tienda online, un e-commerce para vender camisetas y perfume, el propio cliente decida qué porcentaje de su compra quiere destinar a un proyecto social enfocado a mejorar la vida de las personas.

¿Cómo surgió esta startup?

Yo siempre tenía la inquietud de emprender, de hacer algo por mí mismo. La idea en el origen, como ocurría con las startups de Silicon Valley de hace muchos años, no sólo era crear un negocio sino aportar algo. Hacer mejoras que repercutan en la vida de otras personas. Nosotros lo que queríamos era aportar, que cuando el cliente comprara alguno de nuestros productos pudiera hacer también una aportación social. Hoy en día si los modelos de empresa no tienen clara la responsabilidad social corporativa van a estar obsoletas.

¿Por qué enfocado a productos de moda y fragancias unisex?

La primera pregunta que nos hicimos era: «¿A nosotros que nos gusta?». El tema de las camisetas era algo que a todos nos apasionaba. Una camiseta la puede llevar desde el director general de cualquier empresa hasta la última persona incorporada a una compañía. Antes llevábamos chaquetas, camisas y corbatas en las empresas y cada vez más se está flexibilizando. Aunque en algunos despachos de abogados y consultoras todavía siguen con este modelo, más tradicional, poco a poco vamos quitándonos la corbata.

¿Cómo surgió la idea de donar un porcentaje de la compra a proyectos de obra social?

Como te decía, nuestra visión no es vender camisetas, es generar oportunidad y esperanza para otras personas. Podríamos hacerlo nosotros como empresa, por ejemplo haciendo una donación a final de año como hacen otras muchas firmas. Pero lo que queríamos era hacer participe al cliente, generar ese engagement y generar una comunidad de clientes que les hiciera participes de ese proyecto en el que están colaborando. De tal forma que, a través de nuestra tienda online, cuando realizan la compra, eligen el proyecto y mensualmente nosotros vamos reportando qué porcentaje o qué importe se está destinando a cada proyecto.

¿Con qué proyectos estáis trabajando?

Actualmente estamos trabajando con cuatro fundaciones: Fundación a la par, Soñar despierto, Kubuka y la Fundación Jatari.

¿Qué proyecciones tienen para el futuro?

Nosotros tomamos decisiones en base a los datos. Es decir, no nos hemos puesto a hacer camisetas a lo loco sino que nosotros con un conjunto de diseñadores hicimos unos diseños matrices, lo situamos ante nuestro tribu, colectivo, target para que lo validase y a partir de una encuesta a más de 80 personas sacamos esta primera colección: First Friends.

¿Cuál es vuestro público objetivo?

En un primer momento pensábamos que fueran el típico joven, español, que estuviera preocupado por el mundo de la moda y sobre todo que tuviera ese background de haber trabajado en proyectos sociales, de haber colaborado en cierta forma en fundaciones o ONGS. Pero por lo pronto nos hemos dado cuenta de que nuestro público no solamente es ese colectivo joven sino que es aún más amplio. Desde chicos que están en la universidad a personas jubiladas que creen en nuestro proyecto.

¿Cómo ha afectado la crisis sanitaria a su proyecto?

A nosotros nos ha beneficiado. A través de esta pandemia hemos podido tener mucho más tiempo para dar una vuelta a cómo queríamos montar este modelo de negocio y a cómo poder salir. Me encanta decir que nosotros somos nativos digitales y nativos confinados.

¿Consideras que nuestro país tiene un buen ecosistema para el emprendimiento?

Considero que las oportunidades hay que buscarlas. Es decir, si buscas una oportunidad en la cual se den todos los requisitos para poder iniciar un proyecto, jamás se iniciaría ningún proyecto. Creo que las oportunidades hay que buscarlas. Si tienes una buena idea y cuentas con las personas adecuadas este es un buen país.

Lo último en Economía

Últimas noticias