Crisis del coronavirus

Airbnb frena las fiestas ilegales: suspende 800 anuncios y bloquea 5.000 reservas por el Covid-19

Airbnb
Airbnb.

Aunque la población cumple -en términos generales- las medidas sanitarias impuestas para evitar la propagación de la pandemia del coronavirus, también es cierto que sigue habiendo comportamientos antisociales. La plataforma Airbnb ha informado de que ha tenido que retirar o suspender temporalmente 800 anuncios en toda España en el compromiso adquirido por la firma contra las fiestas no autorizadas y frenar la enfermedad Covid-19.

Airbnb puso en marcha en agosto un programa piloto con el que restringía las reservas de casas completas en España realizadas por perfiles considerados de riesgo. Por ejemplo, los menores de 25 años que residen muy cerca del lugar donde reserven.

De hecho, Airbnb ha tenido que intervenir -mediante el bloqueo-de entorno a 5.000 intentos de reserva en su plataforma turística. Este numero de cancelaciones se ha producido en solo un mes, lo que estaría indicando el intento de muchos usuarios de esta plataforma de organizar fiestas o estancias ilegales, sobre todo teniendo en cuenta la limitación de reunión a 6 personas que está en vigor, aunque en cada zona hay normas distintas.

La compañía ha reiterado que tiene y tendrá «tolerancia cero’ con los comportamientos antisociales y aclara que estos 800 anuncios cancelados habían recibido quejas o violado las políticas de eventos y fiestas sin permiso, que están explícitamente prohibidos en los alojamientos anunciados en la plataforma para cumplir con las exigencias sanitarias impuestas tanto por el Ministerio de Sanidad de Salvador Illa como por las distintas comunidades autónomas.

A pesar de que algunas regiones en España ya están suavizando las restricciones de movilidad -y se espera que en Navidad pueda abrirse aún más la mano para propiciar los encuentros familiares, aunque sean a pequeña escala-, desde Airbnb instan a los usuarios a seguir siempre las reglas marcadas por las autoridades y evitar los desplazamientos innecesarios.

Airbnb ha incorporado en los últimos meses una batería de medidas para endurecer sus políticas contra «los comportamientos antisociales» en los que puedan incurrir los usuarios de su plataforma de alojamiento extrahotelero, incluyendo una prohibición global de fiestas. También se lanzó un proyecto piloto de restricciones de las reservas sospechosas y una herramienta de alerta vecinal a través de la cual los vecinos pueden compartir directamente con Airbnb sus preocupaciones sobre los alojamientos en su comunidad para que se puedan investigar.

Es decir, que cualquier precaución es poca para tratar de preservar una marca que, al igual que la mayoría de las empresas del país, se ha visto gravemente afectada por la crisis del coronavirus, lo que les ha obligado a reinventarse.

Colaboración vecinal para denunciar irregularidades

Desde la compañía explican, por ejemplo, que las notificaciones recibidas de los vecinos a través de la herramienta han sido básicas para la suspensión de algunos de los anuncios durante las últimas semanas. Llama la atención como Airbnb, que había sufrido el enfrentamiento con algunos grupos vecinales antes de la pandemia por fomentar la gentrificación de grandes ciudades como Madrid o Barcelona, ahora cuenta con estos mismos vecinos para garantizar que se cumplen las obligaciones sanitarias para combatir la expansión del coronavirus y una tercera ola de la enfermedad.

Programa de detección de ruido

Airbnb también afirma que ha lanzado otras medidas en España para incrementar la seguridad y la confianza en la plataforma. Por ejemplo, en las dos ciudades principales del país, Madrid y Barcelona, puso en marcha en octubre un programa de detección de ruido gratuito junto a la start up española Roomonitor para promover el alojamiento responsable, proteger el espacio de los anfitriones y preservar las relaciones con los vecinos y la comunidad.

A esto se suma que, desde septiembre, Airbnb promueve un nuevo protocolo en Barcelona que obligará a los anfitriones a verificar su dirección postal antes de subir su anuncio a la plataforma y así ayudar a las autoridades en sus labores de inspección.

Defensa de sus clientes

Pero, pese a todos estos sistemas de alerta temprana para prevenir incumplimientos de la normativa anticovid en vigor, Airbnb defiende la buena voluntad tanto de anfitriones como viajeros: «La gran mayoría de los anfitriones y viajeros son buenos vecinos y estamos decididos a eliminar a los malos actores», apunta Monica Casañas, directiva de la compañía.

«Nuestras medidas están funcionando y si bien los viajes están restringidos en muchas regiones, nuestra prioridad es ser buenos socios de las comunidades y ayudar a todos a estar seguros», indica la directora Airbnb Marketing Services. Casañas intervino en WeRespect, un evento realizado Roomonitor, para reconocer las mejores prácticas en seguridad y convivencia vecinal entre los propietarios de alquileres vacacionales.

Lo último en Economía

Últimas noticias