Juan Carlos García González,  Miguel Ángel Pérez Pérez y Benjamín Jiménez

Tremenda pitada a los colegiados tras su esperpéntico arbitraje en la final de Copa

Los árbitros de la final de Copa del Rey de baloncesto, en la que el Barcelona se proclamó vencedor con polémica, fueron pitados y abucheados a la hora de recoger sus obsequios en la ceremonia de entrega de trofeos.

Unas decisiones finales controvertidas y con una acción de Randolph que podría haberle dado la Copa del Rey al Real Madrid… pero se la dio al Barcelona. Los árbitros designados para el Clásico copero, Juan Carlos García González,  Miguel Ángel Pérez Pérez y Benjamín Jiménez, fueron pitados y abucheados en la ceremonia de entrega de trofeos por la afición madridista presente en las gradas.

Fue la penúltima jugada antes del intento a la desesperada de Llull, y marcó el partido. Ante Tomic se disponía a anotar la canasta de la victoria del Barça en la Copa, pero Randolph apareció para taponar con las dos manos el lanzamiento del serbio. Los madridistas comenzaron a celebrar el título, pero tras un minuto de revisión, decidieron que la acción del ‘3’ del Real Madrid era ilegal y que la canasta debía subir al luminoso, dando tres cuartos de título al Barça.

Unos segundos antes, los árbitros también se habían equivocado perjudicando al Barcelona, en una acción en la que Randolph evita con falta una canasta clara de Singleton y el Madrid, en el contraataque, logra un 2+1 obra de Carroll que volvió a igualar el encuentro.

Últimas noticias