Jugadora de World Padel Tour y enfermera

Sandra Bellver: «En el hospital ya estamos avisados y preparados para un rebrote»

Sandra Bellver, número 56 del ranking World Padel Tour, nos cuenta desde su trabajo como enfermera en el Hospital de Bellvitge de Barcelona cómo vive su lucha diaria contra el coronavirus y lo desprotegidos que han estado a causa de la falta de material sanitario en los primeros meses.

Sandra Bellver compagina su trabajo de enfermera en el Hospital de Bellvitge de Barcelona con los torneos de pádel. La jugadora número 56 del ranking World Padel Tour ha tenido que colgar la pala para ayudar a ganar el partido contra el coronavirus, que a día de hoy sigue colapsando el hospital. Desde allí nos cuenta su lucha diaria contra el COVID-19 y cómo está la situación actualmente.

Pregunta.- ¿Cómo lleva no poder jugar al pádel?

Respuesta.- Al principio era más llevadero, pero ahora ya he perdido la cuenta de los días que llevamos. Cojo la pala en casa y digo ‘madre mía parece algo extraño’, quien me lo diría a mí. Tengo muchísimas ganas, estamos ahí que arrancamos, no arrancamos… Hay ganas y más sabiendo que los vecinos están ya en las pistas y eso te quema un poco más.

P.- Debe de ser difícil compaginar el trabajo con los torneos…

R.- Es la parte más compleja, el intentar encontrar el equilibrio con los ingresos, con los entrenos, el poder viajar… Se trata de ir encajando poco a poco las piezas que encajan más con tema de horarios y todo para no sobrepasarse y que no me afecte mucho en los entrenos. La verdad que es muy difícil. Prácticamente es imposible encontrar ese equilibrio. Al final haces lo que puedes para conseguir los mejores resultados dentro de las posibilidades que tenemos: a nivel económico y de horarios es muy duro.

P.- La Federación Española de Pádel ha pedido que se pueda jugar al pádel en la fase 2… ¿cree que será posible?

R.- Es un poco complejo porque tampoco tenemos muchos datos. No es como una gripe que la tenemos muy por la mano, este virus nos ha cogido por sorpresa y nos quedan muchas cosas por saber de él. Por eso decir qué se puede y qué no se puede o que las fases de desconfinamiento están mejor o peor es muy complejo porque no sabemos la magnitud de las consecuencias, de todo lo que va a pasar, si deja secuelas, si la gente que es inmune puede volver a pasarlo, si sigue siendo activo o puede contagiar a alguien. Como no lo tenemos muy por la mano no sabría decir sí o no. Lo único que sé es que según los requisitos del Gobierno para pasar de fase, de momento a nivel de UCIS no lo cumplimos porque las seguimos teniendo colapsadas. Es cierto que los ingresos de COVID-19 han bajado muchísimo, aunque sigue habiendo, pero seguimos teniendo casos nuevos cada día.

P.- ¿Qué piensa cuando ve aglomeraciones en las calles pero no se puede jugar al pádel?

R.- La explicación se podría coger porque es un espacio cercado, bastante cerrado, hay material que manipulas, las pelotas, cualquier despiste… quieras o no cuando estás jugando cuesta mucho y más nosotros que no tenemos mecanizado todo esto. Jugamos sin mascarilla porque es muy incómodo y ahí puede haber una vía de fluido aunque no se vea a simple vista. Aparte es un deporte que te mueves, con lo que puedes mantener una distancia, pero no es como por la calle aunque haya aglomeraciones que no las deberían de haber… esto es una batalla perdida. Lo que se ve en las calles no es lo que debería de ser o no es lo que en un principio está establecido, que se cumpla o no es otra cosa. Imagino que como en el deporte si que lo pueden regular un poco más por eso son más precavidos.

P.- Todo apunta a que la temporada de pádel tendrá que terminarse a puerta cerrada, ¿sabe algo?

R.- El primer paso será a puerta cerrada. Estoy prácticamente segura, por la seguridad de todos: jugadores, entrenadores, la gente que le gusta ver el pádel, etc. Evidentemente no va a poder haber grandes eventos en los que se junte mucha gente y menos en espacios cerrados como es el pádel, que suele ser un pabellón todo cerrado y suele haber bastante gente. La única solución para que la temporada se reanude cuanto antes deberá ser al principio a puerta cerrada para ver cómo va.

P.- ¿Cuál es el objetivo para esta temporada?

R.- El objetivo para esta temporada evidentemente ha cambiado con todo esto, pero lo primero de todo es poder saltar a la pista y evitar lesiones sobre todo. Luego pues intentar meterme en cuadro final en todos los torneos que al final se pueda disputar.

P.- Habrá que vigilar las lesiones…

R.- Se tiene que vigilar mucho. Llevamos muchos días parados y no se puede querer correr ahora después de tanto tiempo. Todos los jugadores, incluida yo, hemos estado haciendo físico y manteniendo nuestra formar física lo mejor posible, pero evidentemente los movimientos típicos del pádel si no estás en una pista no puedes hacerlo por muchas rutinas que tengas. Lo que no podemos pretender es si mañana podemos empezar a entrenar, empezar a competir en 3-4 semanas. Tendríamos que tener un tiempo de adaptación por la salud de todos.

P.- ¿Cómo están las cosas por el hospital?

R.- La situación ha mejorado mucho desde el pico que tuvimos que nos desbordó por completo. Tuvimos un mes muy malo. Si no estás ahí no te lo podrías llegar a imaginar. Ahora la presión asistencial y la carga de trabajo ha disminuido bastante, tenemos menos COVID, hemos podido abrir plantas que eran de COVID a lo que eran antes, las especialidades. Hemos podido ir abriendo esas plantas, pero manteniendo aún bastantes pacientes de COVID y en las UCIS por desgracia no ha mejorado mucho aún. Las tenemos todavía bastante colapsadas, no hay camas, las seguimos teniendo dobladas y aún no hemos vuelto a nuestro número normal de camas, con lo que ahí todavía nos falta trabajo por hacer.

P.- El maldito pico…

R.- Ya nos lo veíamos venir, pero aún así no estás preparado para algo así. Ni te imaginas todo el despliegue que han llegado a hacer todos los hospitales para poder dar camas a todas las personas que lo necesitaban. Y aún así no llegar a cubrirlo todo. Nadie se lo imaginaba que en el momento y en el siglo en el que estamos algo así podría suceder, que una pandemia, esto que vemos en las pelis, cobrara realidad.

P.- España es el país con más contagios entre el personal sanitario…

R.- Es verdad que ha habido muchos contagios a raíz de empezar a hacerse los test, y los que quedan por hacer, un gran número de personal sanitario infectado. Al fin y al cabo estamos en primera línea, el contacto es diario, son muchas horas, mucha prevención que hasta que no ha venido el COVID no la teníamos y ya el virus se paseaba entre nosotros. Evidentemente el personal sanitario está primera línea, por lo que está expuesto.

P.- ¿Les han dejado vendidos?

R.- Esto es una batalla de toda la vida. El personal sanitario siempre hemos tenido la sensación de que nos sueltan a los leones. Aquí se ha vuelto a ver a nivel mundial y a pesar de la falta de material tienes que enfrentarte a ese virus tengas lo que tengas y te reinventas. Esto no es una cosa puntual, es algo que está en nuestro día a día y siempre estamos batallando, ingeniando con lo que tienes, los recortes… Es muy duro. Muchas veces notas como que no tienes esa recompensa. Parece que lo das todo y cada vez te quitan más. Ahora sí que estamos bien, tenemos de todo. Pero las semanas más punteras he de decir que el material era un poco escaso para todo lo que teníamos. Entiendo que es una crisis mundial y que estas cosas cuesten de gestionar, pero evidentemente ahí está el resultado de tantos sanitarios infectados.

P.- Han tardado en hacerle los test a los sanitarios…

R.- Ahora todo el personal sanitario tiene acceso y debe hacerse obligatoriamente las serologías, que es por sangre. Hasta ahora solo teníamos las PCR y esas solo se las hacían al personal con sintomatología. Si no tenías síntomas no estaba en el protocolo que te tuvieras que hacer la PCR, y una vez han adquirido los test serológicos, que no los teníamos hasta ahora, entonces han empezado a movilizar el tema de las pruebas. En mi caso, como yo no había tenido ninguna sintomatología ni nada no había tenido acceso a la PCR.

P.- ¿Cree que con más test la situación habría sido diferente?

R.- Está claro que los test masivos para evitar la propagación del virus son importantes. Se tiene que hacer como una campaña de prevención y poder mantener en cuarentena a toda persona que salga positiva hasta que deje de salir positiva, que es cuando son contagiosos. El poder reducir y tener localizada esa población afectada te da mucha información sobre el virus y nos habría ayudado a que no se expandiera tanto. Es lo de siempre, el recurso en ese momento no estaba por lo que no se podían hacer  y no teníamos acceso a ellos.

P.- ¿Cómo valora la gestión del Gobierno con la crisis de material?

R.- Gestionar una pandemia debe de ser muy complicado y no puedo juzgar a nadie. Por la parte que nos afecta creo que el personal sanitario debería ser el primero en tener acceso a todo este material. No sé si se podía haber hecho mejor o peor pero imagino, deseo y creo que han hecho todo lo que han podido o que han creído mejor según las posibilidades que tenían. Si que considero que, con un poco de vista, se podía haber empezado a gestionar todo antes cuando empezó todo en China porque al nivel de propagación que tenía se podía esperar que pasara. Se podía haber actuado con prevención, no esperar a que tuviéramos todo encima para actuar sino empezar a actuar un poco antes. Hablo desde la ignorancia porque sé que es una situación complicada, atípica y nunca sabremos si se podía haber actuado mejor o peor porque espero que no se repita en años.

P.- Existe cierto temor a un rebrote, ¿qué se comenta por el hospital?

R.- En el hospital no caeremos dos veces en el mismo error y no vamos a permitir que nos pille desprevenidos. Sí que se valora un rebrote. Estamos todos avisados y tenemos la mosca detrás de la oreja de que es bastante probable que pueda haber un repunte. Estamos preparados, pero realmente a nivel psicológico si hay un repunte va a pasar mucha factura entre el personal sanitario. Hemos pasado mucho estrés y mucha tensión estos días y volver a vivir, volver a ver como otra vez pasa lo mismo sería un golpe bastante duro. Espero que se quede solo en palabras y que realmente no haya ese rebrote.

P.- Dicen que hasta que no haya vacuna no ganaremos el partido.

R.- El tema del virus es que se propaga con mucha facilidad y no tenemos nada que lo frene. Creo que el calor lo frena un poco y por eso se espera el rebrote pasado verano, sobre finales de septiembre-octubre. Una vacuna tarda mucho en hacerse. Se que están haciendo una carrera contrarreloj todos los laboratorios e investigadores para sacar una vacuna, pero no es una cosa que se logre de un día para otro. Es por eso que hasta que no tengamos algo contra el virus que lo frene se tiene que barajar la opción de que hayan repuntes.

Lo último en Deportes

Últimas noticias