Fórmula 1

Pérez salva el orgullo de Red Bull y Sainz vuelve al podio

Pérez
Sergio Pérez liderando la carrera en Singapur. (Getty)
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

El Mundial de Fórmula 1 vivirá como mínimo un capítulo más de supuesta emoción. Sergio Pérez ha salvado el orgullo de Red Bull al apuntarse la victoria en el Gran Premio de Singapur por delante de los Ferrari de Charles Leclerc y Carlos Sainz, que suma su octavo podio de la temporada. Mal día de Max Versatappen, séptimo, y naufragio absoluto de Alpine, con sus dos coches averiados y retirados antes de tiempo.

El día empezó con un homenaje a Fernando Alonso por sus 350 grandes premios en la Fórmula 1, cifra que nadie más ha alcanzado en más de 70 años de historia. La alegría del asturiano volvió a mutar en tristeza cuando su Alpine le dejó tirado por segunda carrera consecutiva. Lo hizo en la vuelta 21, cuando rodaba sexto aguantando los embistes Verstappen. Poco después también le ocurriría lo mismo a su compañero de equipo, Esteban Ocon. Catastrophe totale de la escudería gala.

La salida volvió a resultar decepcionante para Leclerc, que partía desde la ‘pole’ y se vio adelantado por Pérez, quien ya nunca abandonó el mando de la prueba. Por detrás, Sainz hacía lo propio merendándose a Hamilton, que se quejó por radio del comportamiento del español. Sigan, sigan. Aún más atrás, Verstappen abría su día más aciago perdiendo cuatro posiciones tras una salida sorprendentemente mala por su parte.

En unas condiciones complicadas, con el asfalto secándose lentamente del tremendo chaparrón caído durante la mañana, todos los pilotos se las deseaban para mantener sus coches en el camino correcto. Hasta campeones mundiales como Verstappen y Lewis Hamilton sufrían salidas de pista, aunque el esperado coche de seguridad, ese que siempre aparece en Singapur, se hacía de rogar.

Al final cantaron bingo en la vuelta 36, concretamente lo hizo Tsunoda, que estrelló su Alpha Tauri y provocó la salida del coche de seguridad. Coincidió con el momento en el que los pilotos empezaban a entrar a cambiar neumáticos, cocinando un posible caos que no llegó a estallar. Todo siguió igual, solo que con todos los coches mucho más apretados.

Enseguida se puso en marcha una cuenta atrás de media hora para finalizar la carrera en cumplimiento del reglamento, un sprint final donde Pérez y Leclerc iban a luchar por la victoria, ya que Sainz se descolgaba de la pelea y centraba sus esfuerzos en proteger la tercera posición de los ataques de su buen amigo Lando Norris. Muy lejos, Verstappen seguía con su via crucis particular y la misión de rascar algún punto.

Checo’, un depredador en circuitos urbanos, logró distanciar a Leclerc en las vueltas finales, espoleado por una posible sanción que planeaba sobre su cabeza debido a una infracción con el coche de seguridad. Eso le permitió confirmar sin agobios su segunda victoria de la temporada por delante de los Ferrari y los dos McLaren, que cerraron el ‘Top 5’ y le pegaron un buen guantazo a Alpine en su lucha particular en el Mundial de constructores.

Lo último en Deportes

Últimas noticias