Chumi no podía jugar con el primer equipo hasta cumplir su sanción con el Barça B

El Barcelona sí cometió alineación indebida pero el Levante está fuera de plazo

Barcelona

El Barcelona incurrió en alineación indebida por la presencia de Chumi en el encuentro de ida de octavos de final de Copa del Rey que midió a los culés con el Levante. El jugador debía cumplir la sanción con el equipo con el que tiene ficha, el Barcelona B, antes de disputar partidos con el primer equipo.

Las horas previas a la disputa del encuentro de vuelta de Copa del Rey que mide al Barcelona y al Levante se han visto salpicadas por una noticia de alcance y que afecta directamente a la participación de ambos equipos en la competición del K.O. La inclusión del canterano del Barça, Chumi, en el partido de ida disputado en el Ciudad de Valencia abría la posibilidad de que el equipo azulgrana fuera expulsado de la Copa del Rey por una alineación indebida en la que sí incurrió.

Chumi arrastraba una sanción leve por acumulación de tarjetas amarillas con el equipo con el que tiene ficha, el Barcelona B. Dicha sanción debía ser cumplida con este equipo pero el artículo 56.3. del código disciplinario añade una información que resulta clave en el caso concreto del Barcelona y el canterano. El jugador en cuestión no puede participar en ningún partido con los superiores hasta que no cumpla la sanción con el equipo con el que tiene ficha.

Por tanto, el Barcelona sí incurrió en una alineación indebida en el encuentro frente al Levante por la presencia de Chumi, titular en el encuentro formando como central junto al colombiano Murillo. En el conjunto culé sí eran conscientes de la sanción del joven defensor, como muestra el hecho de que Chumi no jugara este fin de semana con el Barcelona B. El Levante, sin embargo, no tenía ni idea y si recurriese lo haría fuera de plazo y exponiéndose a un ridículo por desconocimiento del rival.

Una de las grandes confusiones reside en la existencia de simultaneidad de licencias entre jugadores del primer equipo, en este caso el Fútbol Club Barcelona, y su primer filial. Esta simultaneidad existe y activaría en caso de que Chumi gozara de ella, pero los jugadores del Barcelona B que sean susceptibles de ser alineados por el primer equipo, como fue el caso del canterano, lo hacen con la ficha del filial, que les permite jugar con el primer equipo sin incurrir en ninguna ilegalidad.

En la RFEF esperan que el Levante denuncie la alineación indebida cometida por el Barcelona en el encuentro de ida, aunque esta se encuentre fuera del plazo de 48 horas para que se haga efectiva. Una vez en este escenario, la denuncia sería con total probabilidad inadmitida por el Comité de Competición, pero con la posibilidad de emitir un recurso ante estos, que el TAD podría elevar. La Federación no entrará de oficio para denunciar la infracción del Barcelona, pero sí podrían cualquiera de los siete equipos clasificados por "interés legitimo" al ser afectados directos.

Lo último en Deportes