Turismo

Descubre la Catedral de la Porquería, el sueño de un hombre

Catedral de la Porquería
Conoce la Catedral de la Porquería, el sueño de un hombre

Ha llamado tanto la atención que ya atrae a miles de turistas

La Catedral de la Porquería es una singular obra de Vince Hanneman. Pero, ¿quién es este hombre y cómo se le ocurrió realizar tal construcción? A eso y a otras cuestiones vamos a tratar de dar respuesta a continuación.

Dicen que en todas partes hay tesoros. En la basura, no cabe duda de que también. Así lo cree Hanneman, que ha decidido aprovechar montones cosas de un estercolero para levantar este singular edificio en Austin, Texas, en Estados Unidos.

Hanneman ha acumulado tanta basura que ha levantado un edificio de unos 10 metros bautizado como la Catedral de la Porquería. De hecho, es tan impresionante, que incluso es visitado en la zona por los turistas de la región. Muchos se agolpan en la puerta para poder ver este monumento a todo aquello que desechamos.

La Catedral de la Porquería, atracción turística en Austin, Texas

Si sueñas con visitar esta catedral fabricada a base de basura, debes acercarte hasta el jardín del hogar de Hanneman, en Lareina Drive, en Austin, Texas. Allí, este hombre que hacía trabajos puntuales para ganarse la vida a encontrado su vocación.

Sea como fuere, Hanneman sigue añadiendo elementos a su catedral. Tal y como sucedía antaño con los edificios, que se mantenían vivos y se le sumaban otras construcciones y añadidos, este hombre hace lo mismo con su obra, así que, desperdicio que encuentra y que considera interesante, lo lleva para dar nuevos bríos a su construcción.

De momento, por lo que se ha podido saber, el edificio consta de unas 60 toneladas de basura y subiendo. Además, añade torres, varias plantas y escaleras para ir ascendiendo los diversos niveles que tiene el lugar.

La gente no tiene muy claro si este hombre sufre un síndrome de Diógenes muy avanzado o es una especie de genio incomprendido. Sea como fuere, él lo disfruta, y mientras siga así, lo seguirá cuidando y completando. Si un día deja de gustarle, desmontará todo.

Dentro de esta Catedral de la Basura se puede encontrar de todo. Para Hanneman, los desperdicios no existen. Así pues, no te extrañes si te tropiezas con una bicicleta vieja (igual fue tuya algún día) o tapacubos y restos de vehículos o carritos de la compra, pues fue uno de estos el que dio el pistoletazo de salida a la creación del edificio allá por 1989. Algo extraño, ¿verdad? ¿Cómo será tener un vecino como este en tu calle?

Temas

Lo último en Curiosidades