Naturaleza

La arena sirve para purificar el agua

arena sirve para purificar el agua
Descubre cómo la arena sirve para purificar el agua

Después de tantos años, la ciencia confirma que la arena puede purificar el agua

Investigadores de la Universidad de Rice en Houston, EEUU, han llegado a la conclusión de que la arena sirve para purificar el agua y han conseguido desarrollar un material que aumenta sensiblemente el rendimiento de algunos sistemas de filtración.

La humanidad ha empleado este tipo de mecanismos de purificación del agua desde hace miles de años y, aunque puedan parecer antiguos o muy rudimentarios, se siguen utilizando y hasta cuentan con el total respaldo de instituciones como la Organización Mundial de la Salud.

¿La arena sirve para purificar el agua? 

Sí, la arena sirve para purificar el agua y esta es una excelente noticia, pues aumentará el volumen de agua para consumo humano en la Tierra. No debemos olvidar que existen más de mil millones de personas en el mundo que no tiene acceso a agua potable.

Los científicos que trabajaron en el proyecto consiguieron recubrir a las partículas de arena con una capa de óxido de grafito, un nanomaterial que aumenta sus propiedades potabilizadoras y que retiene el mercurio y aquellas moléculas que le dan color al agua.

Tras varias pruebas en las que se iba aumentando gradualmente las proporciones de mercurio en agua, pudieron comprobar que la arena corriente, sin ningún tipo de tratamiento, se saturaba a los diez minutos.

En cambio, la arena tratada con el óxido de grafito aumentaba su capacidad de absorción de materiales pesados, como en este caso el mercurio, y alcanzaba grados de saturación cuando llegaba a los cincuenta minutos.

Esta arena alcanza niveles de pureza similares a los que ofrecen los dispositivos de carbón activado que se pueden adquirir en el mercado y reduce los costes globales de la potabilización del agua.

La filtración del agua con arena es el método que más emplean las plantas depuradoras de agua para retirar las partículas que se encuentran en suspensión. Es el último de los pasos en el proceso de decantación y complementa la depuración final, quitando las suciedades que hubieran podido llegar hasta allí.

En la actualidad es posible conseguir filtros de arena para uso hogareño o comercial, en diferentes tamaños en relación al tipo de caudal y a la proporción de residuos que contenga el agua.

La Universidad de Rice continuará invirtiendo en el desarrollo de esta nueva tecnología, pues considera se va a constituir en una verdadera ayuda en la lucha por la potabilización barata y viable del agua en los países en vías de desarrollo.

Últimas noticias