Una nueva vía para obtener órganos humanos sanos para su posterior trasplante

Cultivan embriones de oveja con células humanas

células humanas
Forma del embrión conseguido

Habíamos visto en anteriores artículos terribles historias sobre organismos híbridos en los que las células de los primates y los seres humanos creaban un ser atroz. Sin embargo, esta técnica puede generar unos resultados positivos si se busca un bien común, en este caso, el trasplante de órganos. Estamos hablando de los embriones humano-oveja que han sido creados por el biólogo japonés Hiro Nakuchi. Un experimento que ha generado mucha polémica pero que define como el futuro del cultivo de órganos humanos para su posterior trasplante. Te lo contamos.

Polémica necesaria

células humanas
Cientos de asociaciones religiosas han saltado en contra del experimento

Muchas han sido las voces que se han alzado en contra de un experimento que roza o traspasa los límites de la moral. Se trata de una serie de embriones de oveja fecundados por medio de células humanas. Sí, en principio parece un experimento horroroso en contra de la naturaleza, sin embargo, el biólogo Hiro Nakuchi y todo su equipo de la Universidad de Stanford tienen un propósito claro: mejorar la calidad de los órganos humanos para su posterior trasplante. 

La idea de todo este proceso se basa en cultivar órganos humanos en el organismo de animales para después poder recuperarlos en perfectas condiciones. Muchas han sido las voces que se han levantado en contra de este tipo de experimentos pero cabe destacar que este no es el primero que se lleva a cabo, sí el más perfecto. Hace escasos años ya se había conseguido algo similar con cerdos pero los resultados no fueron tan espectaculares y se acabó cancelando el proyecto.

Un dilema moral

Desde el equipo de Nakuchi han asegurado que nada tiene que ver su experimento con un ser extraño con apariencia mitad humana mitad oveja. Nada más lejos de la realidad, ya que afirman que la apariencia de la oveja sería completamente normal. El único cambio reside en su interior donde se encuentran las células humanas. El porcentaje de dichas células en dichos embriones es de una por cada diez mil células de oveja. Se trata de un porcentaje insignificante con el que se asegura que aún queda mucho por recorrer en el cultivo de órganos humanos en animales.

Lo último en Ciencia

Últimas noticias