Embarazo

Embarazada en verano: 5 consejos que pueden ayudarte a soportar el calor

Estar embarazada en verano puede ser un auténtico engorro por lo que debes intentar las horas de máximo calor y procurar beber mucha agua.

embarazada en verano
5 consejos para aguantar el calor si estás embarazada en verano

Los días de calor intenso se suceden y en el caso de que estés embarazada, seguro que te sentirás más cansada en especial, si te encuentras en la recta final de tu embarazo. Por ello, te ofrecemos ahora 5 consejos que debes tomar para que el verano no te «pese» tanto y puedas disfrutar de un embarazo tranquilo.

Embarazada en verano: 5 consejos que pueden ayudarte a soportar el calor

embarazada en verano

Las mujeres embarazadas no solo suelen notar el calor que todos notamos en verano. A este se le pueden sumar sofocos, sobretodo en la zona de la cabeza y el pecho. Ocurren debido a los cambios hormonales que se producen en el embarazo como la caída de los niveles de estrógenos. Por ello es importante seguir una serie de pautas que os permitan aliviar ese calor que sentís, y que el verano no sea tan difícil de llevar.

Veamos cinco consejos que os ayudarán estos días calurosos en caso de estar embarazada:

  1. ¡Hidrátate!: Beber agua es importante para cualquier persona, también las mujeres embarazadas y más aún en verano, cuando solemos sudar más. Por lo tanto, debes aumentar la ingesta diaria de agua para mantener tu cuerpo hidratado y prevenir malestar. Para que sea más fácil, ten siempre una botella a mano. Por otro lado, es aconsejable que bebas agua natural, antes que agua fría, ya que esta te provocará que tengas mucha más calor una vez la hayas bebido y sudarás más.
  2. Cuidado con el sodio: Los alimentos con alto contenido de sal y sodio favorecen la hinchazón, especialmente en verano. Por lo tanto, ten cuidado con los alimentos industrializados y prefiere alimentos frescos durante todo el embarazo, en especial frutas y verduras.
  3. Quítate los anillos: Las manos y los dedos son las regiones que tienden a hincharse más rápido. Así que una forma de evitar sentir esta molestia o acabar con tu anillo pegado al dedo es quitártelo cuando la temperatura sea más alta. Puede que dependiendo del anillo no desees quitártelo, pero valdrá la pena si con ello alivias una auténtica molestia.
  4. Procura mantenerte en ambientes frescos: Si puedes, evita exponerte al sol en los momentos en que el calor es más fuerte, entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Opta siempre por ambientes bien ventilados o con aire acondicionado. Si en el lugar en el que te encuentras hace demasiado calor, intente apagar las luces. A menudo, las luces encendidas terminan calentando el ambiente.
  5. Mójate las muñecas y la nuca: ¿Hace demasiado calor? ¡Ve al baño y moja tus muñecas y la nuca! Esto te ayudará a enfriar la temperatura casi instantáneamente. Los pulverizadores también son buenas alternativas. Cuando llegue ese calor, simplemente rocía tu cuerpo con agua fría. Si estás en casa, una buena ducha fresca es la mejor solución.

Lo último en Bebés

Últimas noticias