Embarazo

Nutrición embarazo: Qué comer en verano

Llega el verano de modo que para una buena nutrición en el embarazo, debes apostar por ensaladas de pasta, carne al grill así como muchas frutas y verduras.

Nutrición embarazo verano
Todo lo que es aconsejable comer en verano si estás embarazada

Ahora que la llegada del verano está a la vuelta de la esquina (el solsticio de verano es el 21 de junio) seguro que querrás elegir una dieta que sea fresca y ligera, pero en el caso de estar embarazada quizás tengas ciertas dudas al respecto, de modo que vamos a hablarte ahora de la nutrición en el embarazo también para esta época y todo lo que puedes comer en verano.

Nutrición embarazo: Qué comer en verano

El tema de la nutrición en el embarazo es muy importante desde las primeras semanas de gestación y hasta el parto. Comer bien garantiza el bienestar de la madre, pero también contribuye al correcto desarrollo del bebé en el útero. Sin embargo, el calor ciertamente puede convertirse en un obstáculo y con las altas temperaturas, el hambre puede desaparecer del todo. Entonces, ¿qué comer en verano durante el embarazo? ¿Y cómo abrir el apetito? .

Lo primero que tenemos que hacer es pensar que en la nutrición del embarazo no debe faltar de nada. Cada comida debe proporcionar la dosis adecuada de carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales. En definitiva, todo lo que hace que el niño crezca bien. Debemos intentar hacerlo incluso en verano, aunque el calor complique un poco las cosas.

Dieta durante el embarazo: carbohidratos

La dieta adecuada durante el embarazo incluye la presencia de carbohidratos, azúcares que contribuyen a dar energía al organismo: el pan, la pasta y el arroz son los más comunes y luego están otros cereales (cebada, espelta) y todos sus derivados, como las galletas, palitos de pan, galletas, dulces, etc. Las mujeres embarazadas con problemas de azúcar en sangre (si tiende a ser alto o si tienen diabetes) deben limitar mucho su consumo de carbohidratos.

En general, sería recomendable tomar productos integrales, que tienen un índice glucémico más bajo, pero si por culpa del calor no te apetecen demasiado los carbohidratos, puedes darle luz verde a platos alternativos. El verano es la época ideal para las ensaladas de pasta, arroz, cous cous, espelta y cebada que se pueden condimentar de mil formas diferentes según el gusto. Solo necesitas complacer tu paladar. Y son muy cómodos de llevar a la playa para un almuerzo fresco pero sabroso bajo la sombrilla.

Nutrición en el embarazo: proteínas

Tanto de origen animal como vegetal, son fundamentales para una correcta nutrición durante el embarazo. La carne y el pescado, obviamente para quienes los aman, son bienvenidos en las mesas de verano. En el primer caso, conviene preferir la carne blanca, que es más digerible, pero la carne roja, que es más nutritiva, también es buena 1-2 veces por semana (es apta, por ejemplo, para quienes padecen anemia ). ¿El mejor pescado? el azul (caballa, sardina), seguida del blanco (bacalao, besugo, lubina) y, sólo de vez en cuando, con grandes pescados (atún y pez espada). Deben ser limitados porque contienen mucho mercurio.

En verano, cuidado con la cocina. Deben ser simples para no sobrecargar la digestión ya complicada por el vientre. Sí al grill, al vapor y al horno (con un poco de aceite). No a freír. Y recuerda siempre la prevención de la toxoplasmosis (no a las carnes crudas, incluidos los embutidos) u otras virosis (no al pescado crudo para evitar salmonella, anisakis o hepatitis A).

Los huevos son otra fuente de proteínas que se puede comer felizmente en verano. Los refrescos acompañados de verduras pueden ser una excelente comida. Es importante que estén siempre bien cocidos para evitar el riesgo de salmonelosis .

Las legumbres son proteínas vegetales que también conviene consumir en verano. Sin embargo, si crean algunos problemas de hinchazón abdominal, se deben remojar durante aproximadamente 12 horas antes de cocinarlos y se debe agregar una hoja de laurel a la olla.

Dieta durante el embarazo: grasas

Como se mencionó anteriormente, para una dieta equilibrada durante el embarazo se necesita un poco de todo, incluidas las grasas. Sin embargo, deben ser las «buenas», que no sobrecargan las arterias. El aceite de oliva virgen extra es un ejemplo de grasa que es buena para ti: se debe utilizar crudo y sin excederse en las dosis. La mantequilla, la manteca y la manteca de cerdo pertenecen en cambio a la segunda categoría.

Los quesos contienen mucha grasa, pero se pueden consumir 1-2 veces por semana, especialmente por su contenido de calcio. En verano son especialmente agradables. Se deben elegir los más magros y menos condimentados. Ten cuidado de que estén pasteurizados. Los más condimentados son más pesados ​​y salados, por lo que conviene evitarlos.

Nutrición durante el embarazo: frutas y verduras

Estas son las «reinas» de la buena nutrición durante el embarazo durante el verano. Las frutas y verduras contienen mucha agua, por lo que dan una agradable sensación de frescor y son perfectas en estos días calurosos. Como siempre, el consejo es tomar 5 porciones al día, variando tanto como sea posible. Las verduras también son un arma muy útil contra el estreñimiento.

Las verduras se deben comer principalmente crudas. Un poco de pasta o un plato principal acompañado de una gran ensalada son una comida de verano ideal. Las verduras también son un buen tentempié, ligero, refrescante pero al mismo tiempo saciante: las zanahorias, el apio, los pepinos son excelentes en verano.

Pero no eres inmune a la toxoplasmosis, también en este caso debes prestar atención a las reglas básicas de prevención: las verduras deben lavarse escrupulosamente. Mejor aún, pelarlas.

Nutrición durante el embarazo: consejos generales

Además de todo lo que hemos escrito, veamos algunas otras sugerencias:

    • Sal: se debe utilizar poco porque provoca retención de agua , que a su vez provoca hinchazón y pesadez de piernas. Para sazonar puedes utilizar otras especias, como orégano, romero, tomillo, menta, albahaca.
    • Agua: se deben beber al menos 2 litros al día. En verano, la exigencia es mucho mayor. Sin embargo, deben evitarse las bebidas carbonatadas: solo aparentemente apagan la sed y te obligan a beber más. Pero eso no es bueno porque contienen mucha azúcar. Lo mismo ocurre con los jugos de frutas envasados ​​y el té helado.
    • Helado: ¿por qué no? Solo recuerda que los de frutas son más bajos en calorías. Ten cuidado con la diabetes o los problemas de peso.
    • Aperitivos: tanto dulces como salados, en verano (y de hecho en cualquier época del año) conviene eliminarlos de la dieta. No aportan nutrientes importantes.

Lo último en Bebés

Últimas noticias