Mujer alérgica al bebé que espera. ¿Es posible?

alérgica al bebé
Mujer alérgica al bebé que espera. Es posible
Comentar

Todos sabemos que durante el embarazo, las féminas pueden no solo tener que sufrir las alergias con las que ya cuentan desde hace tiempo sino que, además, les pueden aparecer otras. No obstante, sin lugar a dudas, ninguna es tan curiosa como la que ahora te vamos a presentar. Y es que cabe la posibilidad de que la mujer sea alérgica al bebé que espera.

Sí, como lo has leído. Puede presentar una reacción como consecuencia del feto que tiene en su interior. ¿Curioso no? Pues es posible, sigue leyendo y lo descubrirás.

Alergia al bebé

Muchas son las alergias que existen y que una embarazada puede experimentar. No obstante, es innegable que una de las más curiosas y extrañas es la de tenerla con respecto al bebé que se espera. Puede resultar realmente increíble, pero han sido publicados varios casos que vienen a atestiguar que, aunque raro, es posible.

alérgica al bebé
En el vientre aparecen los primeros síntomas

Casos más sonados

Hasta el momento, dos son los casos más conocidos que se han dado a conocer de mujeres alérgicas a su feto:

Jessica Williams

Es una joven residente en Hampshire (Inglaterra) que a los 23 años descubrió que estaba embarazada por fin, pues lo había deseado durante mucho tiempo.

Comenzó con síntomas habituales que experimentan todas las gestantes como náuseas matinales. Sin embargo, poco a poco empezó a darse cuenta de que su situación iba más allá de lo habitual. Y todo le hizo sospechar que algo pasaba en realidad cuando su tripa se convirtió en un completo sarpullido que luego se extendió a otras partes del cuerpo como las piernas.

Un sarpullido que iba asociado a un picor insoportable que le hacía no poder parar de rascarse. Pero eso no es todo, pues sufrió presión arterial alta y problemas de deshidratación. Eso sin olvidar que, en torno a la semana 28 de gestación, tuvo coágulos de sangre en los pulmones que le dificultaban poder respirar de manera normal.

Sus médicos se dieron cuenta que todo parecía una alergia y establecieron que era al propio embarazo. ¿Qué hicieron? Tomar medidas para acabar con esos coágulos y darle antihistamínicos para el sarpullido y los picores.

No obstante, fue dar a luz a su hija Ivy y se le acabaron todos esos problemas. Una pequeña que vino al mundo sin ningún tipo de salud.

Summer

Otro caso que se dio a conocer y que venía a establecer la posibilidad de que sufrir una alergia al feto fue el de una mujer de 29 años llamada Summer. Esta comenzó a descubrir que, además de los síntomas habituales de las gestantes, empezaron a aparecerle por su cuerpo distintas manchas de color blanco. Manchas que comenzaron por el vientre y que luego, poco a poco, se fueron extendiendo a otras zonas del organismo y que empezaron a estar asociadas a un picor insoportable.

De ahí que no dudara en acudir al hospital y allí su doctor llegó a la conclusión de que tenía la mencionada alergia. Se le realizaron pruebas para ver cómo se encontraba el bebé y este estaba en perfecto estado. Y así nació, con una salud envidiable y haciendo que casi de forma mágica a su mamá le desaparecieran las manchas y los picores.

Reacciones alérgicas durante el embarazo

Esta alergia citada es realmente extraña y afecta a la piel de la embarazada. No obstante, hay que tener en cuenta que, durante la gestación, en torno a un 10 % de las féminas experimentan algún tipo de reacción alérgica que daña la mencionada piel. Nos estamos refiriendo a algunas tales como estas:

  • Pápulas urticarias pruriginosas y placas de embarazo (PUPPE). Son un tipo de erupción que no tienen ningún riesgo para la embarazada ni tampoco para el bebé. Suelen aparecer, en primer lugar, en la zona del abdomen y luego, poco a poco, van extendiéndose por las piernas y los pies, los brazos, el cuello y el pecho. Es más, es muy habitual que afecten a las zonas donde hay estrías.
  • Prurito gravídico. Esta es otra de las reacciones alérgicas que pueden afectar a las embarazadas y que se manifiesta, sobre todo, mediante picores. Los cambios hormonales y la sequedad de la piel pueden traer consigo esta situación que, además, suele afectar a las palmas de los pies y de las manos.

Últimas noticias