Carlota quiere bailar, el emotivo mensaje de una madre sobre el necesario trasplante de corazón que necesita su bebé

Carlota quiere bailar
Carlota quiere bailar, el emotivo mensaje de una madre sobre el necesario trasplante de corazón que necesita su bebé
Comentar

Si hay una historia que ahora haya conseguido emocionarnos es la que queremos darte a conocer. Se presenta bajo el hastag “Carlota quiere bailar” y tras este se encuentra el duro caso de una bebé que necesita urgentemente un trasplante de corazón. Y mientras llega, su madre ha puesto en marcha esa campaña y ha publicado un emotivo mensaje exponiendo la importancia de que se donen órganos.

¿Quieres conocer el caso? Te lo contamos a continuación. Toma nota:

Las protagonistas

Dos tenemos que exponer que son las protagonistas de esta historia que nos llega a todos al corazón:

  • Carlota, una bebé de 15 meses, que cuenta con una grave enfermedad cardíaca y que necesita urgentemente un trasplante de corazón.
  • La madre de la pequeña que está luchando cada día por darle a su hija lo mejor. Así no solo la acompaña en esta batalla de salud que está librando sino que ha decidido contar su caso para concienciar a la sociedad de la importancia de la donación de órganos.

La iniciativa Carlota quiere bailar

Bajo el hastag #carlotaquierebailar, la citada adulta ha hecho uso de las redes sociales para contar el caso de su hija. Y es que considera que es la mejor manera que tiene no solo de mostrar lo orgullosa que está de su pequeña, que ha luchado por salir adelante desde que llegó al mundo, sino también de concienciar a la sociedad. Sí, de hacerle comprender que es imprescindible que se donen órganos para poder salvar las vidas de personas como Carlota que solo quieren vivir y ser felices.

El emotivo mensaje de la madre

Carlota quiere bailar
Carlota, la protagonista

Como hemos mencionado, esta mamá ha publicado en distintas redes una carta explicando el caso de su hija. Con sus palabras ha emocionado a todo el mundo y creemos que debes conocerla. Dice así:

Soy la madre de una niña muy especial y una gran luchadora que se llama Carlota. Es una bebé de 15 meses que fue diagnosticada de una grave enfermedad cardíaca (Tetralogía de Fallot con una anomalía añadida en la coronaria) cuando aún estaba en mi vientre. Cuando los médicos nos explicaron su patología y las opciones que teníamos, solo queríamos apostar por ella, era una niña muy deseada y sabíamos que ella iba a hacer todo lo posible por luchar y librar todas sus batallas, nosotros la íbamos a acompañar y cuidar toda la vida. Y no nos decepcionó, ganó sus primeras batallas en el vientre superando las posibles complicaciones que podían añadirse a su enfermedad de base.

Cómo no podía ser de otra manera, nació en un día muy señalado, 24 de diciembre de 2016, a pesar de que aún le faltaban días para su fecha prevista. A Carlota tenían que operarla cuando tuviera seis o siete meses, pero con tan solo 6 semanas de vida hubo que intervenirla de urgencia. La operación salió bien aunque no pudieron realizarle todas las técnicas hasta que no creciera un poco más, porque su corazón era demasiado pequeño para que los médicos pudieran corregirlo completamente.

Después de tres semanas en el hospital y alguna que otra complicación, volvimos a casa con ella. A pesar de todo lo que ha pasado en su corta vida, es una niña que desprende una alegría impresionante. Es la niña de la sonrisa infinita. Ella nos hace todo más fácil, nos da fuerza para acompañarla en su camino. Ha nacido para ser feliz y para hacernos felices a los que la rodeamos. Todos los días doy gracias por tenerla. Nos ha enseñado lo que verdaderamente importa y que una simple mirada suya hace que todo valga la pena y que el sufrimiento duela un poquito menos. Parte de culpa del buen carácter de Carlota la tiene su hermana Daniela, ella es la que hace que sus carcajadas se oigan en toda la casa. Tiene sólo 6 años pero ha sabido llevar esta situación como una personita mayor, y la ha cuidado y mimado desde el primer día. Hacen un equipo perfecto.

El día 10 de abril de este año han vuelto a operarla, la intervención fue tremendamente difícil, pero los magos del bisturí consiguieron hacerlo. Pero todo se complicó en el postoperatorio, parece que el diagnóstico de Carlota era mucho más complicado de lo que parecía y se ocultaba tras el primer diagnóstico. A día de hoy lleva tres operaciones extracorpóreas en las que ha tenido que agarrarse a la vida con uñas y dientes porque un sangrado quería dejarla ir, dos cateterismos y el miércoles 16 de mayo le ponen un corazón artificial mientras llega un donante para regalarle su vida. Carlota necesita un corazón para vivir, Carlota quiere bailar, Carlota quiere reír. Queremos concienciar a la gente de la importancia de donar órganos, donar significa salvar vidas, vidas como la de mi pequeña luchadora”.

Últimas noticias