Las mujeres en Japón piden turno en el trabajo para ser mamás

mamás
Las mujeres en Japón piden turno para ser mamás
Comentar

En muchos países existen todavía trabas y enormes dificultades a la hora de que la mujer pueda conciliar vida laboral y personal. Pero, desde luego, pocas situaciones son como las que tienen lugar en Japón. Y es que, según se ha dado a conocer a través de distintas publicaciones, las mujeres en ese país tienen que pedir turno en el trabajo para ser mamás.

Sí, como lo has leído. Sigue leyendo y descubrirás el porqué.

El matahara. ¿Qué es?

Si la conciliación es algo por lo que aún hay que seguir luchando mucho, más aún en el citado país nipón. Y es que en este existe lo que se da en llamar la cultura del matahara. Un singular nombre tras el que se esconde el hecho de que la mujer trabajadora tiene que sufrir, como se ha dado a conocer en reportajes como el de “The Times”, casi una especie de acoso hacia la maternidad.

Sí, porque se intenta que se quite de la cabeza la idea de tener hijos e incluso sufre acoso después de dar a conocer que está embarazada. Es más, también lo llega a sentir cuando ya ha dado a luz.

Y así ha quedado reflejado en una encuesta que se ha llevado a cabo entre las féminas trabajadoras que tienen un hijo. Encuesta esta, realizada entre 3.500 mujeres con edades comprendidas entre los 25 y los 44 años, que ha dado estos sorprendentes resultados:

  • El 48,7 % ha tenido que soportar despidos, acoso verbal, trato injusto e incluso abusos.
  • En los últimos años se ha experimentado un incremento notable en cuanto al numero de quejas por acoso de maternidad. Así se ha situado en el 18 %.

mamás
Dificultades de conciliación en Japón

¿Por qué tienen que pedir la vez en el trabajo para ser mamás?

Precisamente por todo lo expuesto es por lo que se viene a explicar que las mujeres se vean en la necesidad de tener que pedir la vez o el turno en el trabajo para ser mamás. Sí, como lo has leído. Y es que esa es la manera de “velar” por el bienestar de la compañía en la que realizan sus funciones.

Al solicitar la vez, como si en la pescadería o la carnicería se estuviera, lo que se logra es que la empresa no se encuentre, de pronto, en cuadro porque todas sus trabajadoras o un elevado porcentaje están en estado o a punto de dar a luz. De esta forma se aprovecha el sistema de “rotación” para que la entidad se vea lo menos perjudicada posible.

La situación en Japón

Desde luego nos resulta muy sorprendente esa situación que es un “ataque directo” hacia el deseo de una mujer de tener hijos e incluso de que pueda conciliar vida familiar y laboral. Y todo sucede en un país en el que, además, se dan otras situaciones que tampoco favorecen en nada ni la natalidad ni que las féminas puedan poseer toda la libertad para desarrollarse en esos dos aspectos de su vida:

  • En Japón existen permisos de paternidad pero, según los últimos estudios realizados, solo el 2,63 % de los hombres lo solicitan.
  • Es realmente singular conocer que en la citada nación, a tenor de investigaciones llevadas a cabo, el número de mascotas es mayor al de hijos.
  • Se encuentra viviendo en estos momentos un grave crisis demográfica tanto por las situaciones que ya hemos mencionado como por otras que, de igual modo, resultan sorprendentes. Nos referimos al hecho de que el 40 % de los menores de 34 años jamás han tenido relaciones sexuales o a que hay mucha gente soltera. En concreto, el 59 % de las mujeres y el 69 % de los hombres no tiene pareja.
  • Las mujeres japonesas que quieren ser madres o las que ya lo son se topan con jefes y compañeros de trabajo que consideran que son egoístas por ello.
  • Numerosas son las féminas que rechazan el quedarse en estado o que lo retrasan lo más posible por posibles despidos. Eso sin pasar por alto que son otras muchas las que deciden no tomarse el permiso por maternidad porque son muchos los casos de despidos cuando se tienen contratos a tiempo parcial o por un breve periodo de tiempo.
  • Tras despidos o acosos hay féminas que no dudan en demandar a las empresas, sin embargo, si se les da la razón la indemnización que obtienen es realmente ínfima.

Últimas noticias