Crisis del coronavirus en Andalucía

Sánchez se desentiende de los casi 8.300 ancianos fallecidos por coronavirus: «Es cosa de las comunidades»

aeropuertos
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha desentendido de los más de 8.300 ancianos fallecidos por coronavirus en residencias españolas. Andalucía, de hecho, ha duplicado el número de personas mayores muertas por Covid-19 en una semana. Sin embargo, para Sánchez la gestión de las residencias de mayores en España es competencia de las comunidades autónomas y, según ha explicado, el Gobierno sólo está «para ayudar». 

El número de ancianos muertos en residencias en España superan los 8.350 fallecidos por coronavirus, lo que supone el doble de los registrados a finales de la semana pasada, unos cuatro mil según los datos más fiables a falta de registro oficial. En Andalucía, la cifra de mayores fallecidos pasó de los 82 a los 162 en sólo cinco días, y ya se acerca con fuerza a los 200, casi un 30% de los fallecidos en la comunidad.

Pero eso no es problema de Pedro Sánchez. Durante su intervención en el Pleno del Congreso, en el que se ha debatido la ampliación del estado de alarma, el jefe del Ejecutivo ha insistido en las declaraciones del ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien, ante las críticas de la oposición sobre la masiva muerte de ancianos en estos centros por coronavirus, recordó que estas residencias están bajo la responsabilidad de los gobiernos autonómicos.

En este debate, Sánchez también ha recibido comentarios por parte de partidos como PP, Vox. Unión del Puenlo Navarro (UPN) o Coalición Canaria, sobre el «abandono» que, a su juicio, había cometido la Moncloa sobre este colectivo. Además, se le ha cuestionado sobre la inclusión de las muertes de estos ancianos en las estadísticas globales del Gobierno.

«Las residencias de mayores son competencia de las comunidades autónomas y el Gobierno siempre ha mostrado su absoluta disponibilidad para ayudar», ha indicado el presidente, antes de recordar que fue el Ejecutivo quien autorizó la colaboración de la UME para desinfectar los centros, el que piso en marcha protocolos de atención y prevención para los ancianos o quien permitió que las autoridades sanitarias autonómicas cerraran las residencias que no cumplían con los mínimos exigidos en esta crisis, entre otras medidas.

«Lo último -ha explicado Sánchez- ha sido reclamar información detallada a las comunidades sobre el estado real de cada una de las residencias para adoptar las medida oportunas». Según ha concluido, el Ejecutivo considera «priorirario» que se suministren a estos centros los test de análisis para identificar contagios y para dotarlas de elementos de protección.

En concreto, entre las 42.911 personas de las 1.080 residencias públicas y privadas de Andalucía hay 3.834 con sospecha de positivo, de los que 1.080 están confirmados. Además, 177 han fallecido, ha detallado el vicepresidente andaluz, Juan Marín, en la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno.

Lo último en España

Últimas noticias