Sánchez complace a Bildu: sólo quedan 13 presos etarras en prisiones andaluzas

homenajes ETA
Pedro Sánchez.

El Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez baila al son de Bildu. Y es que la principal exigencia de los herederos de ETA con el Ejecutivo se está llevando a rajatabla: las prisiones andaluzas apenas cuentan ya con 13 presos de la banda terrorista que asesinó en nuestro país a casi 900 personas inocentes. El motivo: la deriva penitenciaria sometida a Bildu que está llevando a cabo el Ejecutivo de PSOE y Podemos.

Este pasado viernes, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias comunicaba el traslado de otros tres presos de ETA, con lo que la cifra asciende ya a 173 etarras beneficiados. La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) ha denunciado estos acercamientos «unilaterales» para «contentar a los socios del gobierno», que han provocado que en las prisiones de Andalucía apenas queden 13 terroristas de ETA.

«Se vacían las cárceles del sur de España», denuncian en AVT, desde donde recuerdan que nunca cuentan con las víctimas del terrorismo y tampoco con las propuestas favorables de las juntas de tratamiento. En total, el Ejecutivo de Sánchez ha acercado a 206 delincuentes, de los que 173 son etarras (48 de ellos están directamente encarcelados en País Vasco.

Etarras

Uno de los etarras que cambiará de cárcel según el anuncio de Prisiones de este viernes es Fernando Elejalde Tapia, que dejará Puerto-I (Cádiz) para ir a León.

Cumplió las 3/4 partes de la condena en septiembre de 2019 tras ser condenado a 28 años de prisión como autor del atentado que acabó con la vida de Francisco Javier Gómez Elósegui, que era trabajador en la cárcel de Martutene de San Sebastián. Además, fue condenado a 15 años de prisión por herir a un cocinero en San Sebastián en un atentado con bomba en 1996.

Otro de los terroristas que abandona Andalucía es Garikoitz Etxeberría Goikoetxea, actualmente en Sevilla-II, y que irá a la prisión palentina de Dueñas. En 2009 fue condenado a 27 años y nueve meses de prisión por pertenencia a organización terrorista y por los delitos de transporte y depósito de sustancias explosivas, fabricación de aparato explosivo, falsificación de placas de matrícula y de documentos oficiales y de tenencia ilícita de armas.

Prisiones dice que este etarra, que cumplirá las 3/4 partes de la condena en enero de 2022, «acepta la legalidad penitenciaria». En el caso del tercer etarra, Íñigo Vallejo Franco, que cumple las 3/4 partes de la pena en julio de 2033 da más detalles: «Acepta la legalidad penitenciaria y ha remitido un escrito en el que rechaza el uso de la violencia y se muestra concernido por el dolor de las víctimas de sus delitos».

Vallejo Franco cambiará el centro penitenciario de Dueñas por el de El Dueso (Cantabria). En el año 2000 fue condenado a 17 años de cárcel por delitos de terrorismo y lesiones cometidos en la kale borroka y en 2002 volvió a ser condenado a 13 años de cárcel por haber dispuesto los explosivos para llevar a cabo una «campaña de atentados» en Sevilla con motivo del Consejo Europeo que se celebró el 21 y el 22 de junio de 2002.

Lo último en España

Últimas noticias