La Policía detiene a un hombre de 72 años que hacía falsos ‘papeles’ a inmigrantes ilegales a los que explotaba

Agente de la Policía Nacional
Agente de la Policía Nacional

La Policía ha detenido este jueves a un varón de 72 años por la presunta realización de empadronamientos falsos y supuestos contratos de alquiler en su domicilio, situado en la comarca de Alhama de Granada, a inmigrantes marroquíes ilegales a los que explotaba con trabajos agrarios.

El detenido, que con sus acciones habría favorecido la inmigración ilegal, habría llegado a cobrar grandes sumas de dinero, de hasta 2.000 euros, por los falsos contratos de alquiler de su vivienda, según ha informado en una nota de prensa la Policía Nacional este jueves.

La investigación comenzó en el mes de julio una vez que los agentes tuvieron conocimiento de numerosos empadronamientos de personas en un mismo domicilio situado en la comarca de Alhama. Se trataba de ciudadanos marroquíes en situación irregular en el país, quienes «se mantenían empadronados durante un largo tiempo en la misma vivienda».

Los agentes constataron que, desde 2017, el número de personas empadronadas llegó a sobrepasar la treintena. Asimismo, pudieron determinar que la persona que llevaba a cabo todos estos empadronamientos era el propietario y morador del inmueble, con antecedentes policiales.

Al parecer, en la casa solamente residían él y su esposa, pero, continuando con las gestiones, pudieron localizar a varios ciudadanos procedentes de Marruecos que arribaron al país irregularmente y cuyo modo de iniciar los trámites para regularizar su situación y, además poder reagrupar posteriormente a sus familiares, comenzaba por demostrar su presencia en suelo español.

El primer paso para ello requería estar empadronados en cualquier municipio del país. Según ha añadido la Policía, la acción del detenido era fundamental, en este sentido, para que los extranjeros pudieran «justificar un domicilio para obtener sus tarjetas de residencia o para reagrupar a alguno de sus familiares a cambio de un beneficio económico».

Él mismo se encargaba supuestamente de realizar los empadronamientos ficticios en su vivienda en la que, en ocasiones, sí llegó a cobijar a alguno de los ciudadanos marroquíes aunque en condiciones que «en absoluto cumplían con los requisitos de habitabilidad exigidos».

Les alquilaba únicamente un colchón en una habitación situada en un anexo de la casa a cambio de cien euros mensuales. Además, estas personas presuntamente eran explotadas laboralmente en trabajos agrarios con «amplias y penosas jornadas por las que percibían salarios que suponían la mitad de lo establecido legalmente».

Los investigadores consideran que el detenido también realizaba falsos contratos de alquiler de su vivienda a cambio de cantidades de dinero que oscilaban de unos casos a otros y que podían llegar hasta los 2.000 euros. Los policías detuvieron al varón e informaron a la autoridad judicial correspondiente del resultado de la investigación.

Lo último en España

Últimas noticias