La alcaldesa podemita de Almonte no le da el turno a una edil «porque hay conejos que no merecen el tiro»

La alcaldesa podemita de Almonte (Huelva), Rocío del Mar Castellano -de la marca blanca de Podemos, Mesa de Convergencia-, ha hecho gala esta semana de su soberbia en los Plenos del Ayuntamiento que dirige. A una concejal le niega el turno de palabra porque «hay conejos que no merecen el tiro».

Rocío del Mar Castellano es conocida en el municipio onubense por sus constantes salidas de tono en los Plenos municipales, donde trata de forma despectiva al resto de políticos del Consistorio. A continuación, reproducimos literalmente la surrealista conversación entre la alcaldesa y una de las concejalas de la oposición:

Castellano: «Aunque no ha pedido si quiera el concejal el turno por alusiones no se lo iba a dar porque hay conejos que no merecen el tiro».

Concejal: «Por alusiones».

Castellano: «No, no le permito alusiones».

Concejal: «Ya son muchas equivocaciones cada vez que se dirige a mí diciendo lo del grupo ilusiona. Y me molesta».

Alcaldesa: «Iré al médico para que me trate el Alzheimer».

Concejal: «No le estoy diciendo a usted que tenga alzheimer, solamente le estoy diciendo…».

Sin embargo, no es la única falta de respeto que la alcaldesa de Almonte tiene hacia los concejales de la oposición. A continuación, reproducimos otra parte del Pleno, en una conversación entre Rocío del Mar Castellano y otro concejal, que le pide a la líder del Consistorio que retire sus palabras sobre «hay conejos que no merecen el tiro». A lo que se niega la alcaldesa.

Concejal: «Yo le pediría que retirara esas palabras».

Alcaldesa: «No, no voy a retirarlas».

Concejal: «Bien, pues que consten en acta».

Alcaldesa: «Por supuesto que sí».

Con esa chulería y despotismo habla esta líder del consistorio onubense a los concejales. Y no es el único ejemplo. En el vídeo que acompaña esta noticia también se puede apreciar cómo la alcaldesa interrumpe a otro concejal diciendo que sólo puede continuar si ella le da la palabra. «Sí, sí», responde perplejo este concejal, a lo que Rocío del Mar Castellano contesta: «Eso es. Ahora puede continuar».

Además, en otra ocasión no permite a otro concejal de la oposición dirigirse al secretario de Ayuntamiento:

Concejal: «Señor secretario…».

Alcaldesa: «Al señor secretario no puede usted dirigirse en el Pleno».

Concejal: «Vale, pues se lo diré a usted para que usted se lo diga».

Alcaldesa: «Eso es. Y yo decidiré si se lo digo o no».

Concejal: «Pues vale, haga usted lo que usted quiera».

Alcaldesa: «Eso es».

Lo último en España

Últimas noticias