Podemos

Pablo Iglesias en el Senado: «Mi pareja y yo no tenemos ningún problema económico»

El vicepresidente segundo del Gobierno ha avanzado que su ministerio está "trabajando en una ley de diversidad familiar"

Los 'ricos herederos' Iglesias y Montero acumularán un patrimonio de 12 inmuebles valorado en 2,7 millones

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, este martes en el Senado.

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, ha señalado este martes en el Senado que él y su pareja, la actual ministra de Igualdad, Irene Montero, «no tenemos ningún problema económico». Un comentario que ha causado revuelo en el hemiciclo en tanto hay muchas familias españolas que lo están pasando realmente mal por la crisis del coronavirus, que el Gobierno debería combatir con medidas eficaces y no de ejecución caótica como está ocurriendo con el Ingreso Mínimo Vital y los ERTE.

En la sesión de control al Gobierno celebrada en la Cámara alta, Iglesias ha contestado así a la senadora del PNV María Isabel Vaquero que le ha interpelado sobre «las modificaciones legislativas oportunas que posibiliten que las familias monoparentales con dos hijos a su cargo tengan la consideración de familia numerosa».

El secretario general de Podemos ha contestado inicialmente que el Gobierno «va a estudiar esta propuesta sensata». En la réplica, y ante la petición de la senadora del PNV para que se pronunciara con una mayor concreción, Iglesias ha avanzado que su ministerio está «trabajando en una ley de diversidad familiar» que definirá el concepto de familia monoparental o «monomarental» y que, según ha anticipado, no sólo tendrá en cuenta el número de hijos a la hora de tener más prestaciones sino también el nivel de renta.

Ha sido entonces cuando Iglesias se ha llevado el asunto a su ámbito personal y ha dicho que, por ejemplo, él y su pareja, padres de «tres hijos», tienen el derecho a ser reconocidos como familia numerosa pero al no estar casados (son pareja de hecho) sólo puede disfrutarlo uno de los dos, aunque «en nuestro caso no tenemos ningún problema económico», ha sentenciado.

«Cortesía parlamentaria»

El comentario de Iglesias presumiendo de que «no tenemos ningún problema económico» ha generado revuelo en el hemiciclo, tanto que el vicepresidente segundo del Gobierno se ha dirigida a la bancada del PP para decirse a sus senadora que «su desfachatez no tiene precedente». Acto seguido, el líder de Podemos les ha apelado a guardar la «cortesía parlamentaria».

En su última declaración de bienes en el Congreso, Pablo Iglesias e Irene Montero incluyen su chalet en Galapagar, adquirido por más de 600.000 euros. El líder de Podemos, además, reconoce que tiene 92.358 euros en cuentas bancarias y una propiedad rústica en Ávila. Montero, por su parte, añade al patrimonio familiar otras 5 propiedades –todas repartidas al 50%– y otros 136.000 euros en el banco.

OKDIARIO destapó en 2018 la compra del casoplón de Pablo Iglesias y Montero en una de las zonas más acomodadas de la sierra de Madrid, el citado municipio de Galapagar. La operación se cerró en más de 600.000 euros y la pareja suscribió una hipoteca con Caja de Ingenieros por un montante de 540.000 euros.

2,7 millones de euros

En relación al patrimonio familiar, Iglesias y Montero ya se han asegurado -al ser hijos únicos- la herencia de 12 inmuebles por un valor total próximo a los 2,7 millones de euros, incluyendo su casoplón de Galapagar ante el que se han manifestado durante semanas decenas de personas para exigir su dimisión del Gobierno.

Tanto Iglesias como Montero son hijos únicos, por lo que van a heredar todas las viviendas que actualmente están en manos de sus padres. De hecho, la ministra de Igualdad ya recibió ante notario, en octubre de 2018, cinco inmuebles (uno en Madrid y cuatro en Ávila) procedentes de la herencia de su padre, Clemente Montero, quien había fallecido de cáncer pocos meses antes tras trabajar toda la vida en una empresa de mudanzas en Rivas-Vaciamadrid.

Por su parte, el vicepresidente segundo del Gobierno recibirá en su momento otros tres inmuebles procedentes de su madre, la abogada de Comisiones Obreras María Luis Turrión, y dos pisos (uno en el centro de Madrid y otro en Zamora) de su padre, Francisco Javier Iglesias Peláez.

De este modo, los líderes comunistas de Podemos, que han apoyado el movimiento okupa  y que iniciaron su carrera política denunciando las dificultades de los jóvenes para acceder a una vivienda digna, van a reunir un patrimonio familiar de 12 inmuebles valorado en cerca de 2,7 millones de euros: la mansión de Galapagar, un piso en pleno centro de Madrid, dos en Vallecas, otro en el barrio de San Blas, un local comercial en el sur de Madrid, otro piso en Zamora, la cabaña que Iglesias se compró en Casavieja (Ávila) y otras cuatro propiedades en Ávila (una casa, un solar, un almacén y una finca rústica). El propio Iglesias declaró la semana pasada en el Congreso de los Diputados que las casas en las que se meten los okupas «no son de particulares», sino de bancos y entidades.

Lo último en España

Últimas noticias