Últimas noticias

Elecciones Cataluña 2017

La disolución del Parlament y la convocatoria de elecciones en Cataluña para el 21 de diciembre fue una de las primeras decisiones del Gobierno en la aplicación del artículo 155.

“El señor presidente de la Generalitat tuvo la oportunidad de volver a la legalidad y de convocar elecciones. Es lo que le pedía la gran mayoría de la sociedad de Cataluña, no quiso hacerlo. Pues bien, el Gobierno de España toma las medidas para recuperar la legalidad y ha decidido además, convocar elecciones en Cataluña. Creemos que es urgente devolver la voz a los ciudadanos catalanes, a todos, y en las condiciones democráticas para que ellos decidan su futuro, para que nadie pueda cometer ilegalidades en su nombre”, explicó Rajoy.

Los comicios se celebran en un escenario inédito: con el expresident y cuatro exconsejeros huidos en Bruselas y con el exvicepresidente Oriol Junqueras, el conseller de Interior, Joaquim Forn y el líder de la ANC, Jordi Sánchez, en prisión.

El resultado de las elecciones en Cataluña es una incertidumbre, dada la fragmentación del arco parlamentario. Todo dependerá, pues, de los pactos que se articulen tras el 21 de diciembre.

Candidaturas

Tras la falta de acuerdo para una lista unitaria, el independentismo concurre en tres candidaturas diferenciadas: ‘Junts per Catalunya’, la lista del expresidente Carles Puigdemont y que está formada, sobre todo, por independientes y miembros de la sociedad civil (entre ellos, el dirigente de la ANC, en prisión, Jordi Sánchez), ERC con Oriol Junqueras como cabeza de lista, y la CUP.

La ruptura del bloque secesionista es un hecho, lo que deja en el aire la posibilidad de pactos posteriores. Las diferencias son patentes, tanto en la estrategia como en quién debería ser el futuro candidato a presidir la Generalitat, en caso de victoria.

Tanto JxC como ERC han abandonado la vía unilateral para la independencia, apuestan ahora por una negociación con el Estado, y, si bien ambos hablan en sus programas de construir la República catalana, asumen que no se producirá en el corto plazo. La CUP quiere la ruptura inmediata.

Constatada la deriva del ‘procés’, la tensión entre Puigdemont y Junqueras es más que evidente. El programa de Puigdemont advierte de que es “el presidente del independentismo” y que “cualquier otra opción sería legitimar el 155”. Un aviso directo al líder republicano.

En el bloque constitucionalista se encuentran Ciudadanos (Inés Arrimadas), PSC (Miquel Iceta) y PP (Xavier García Albiol). Los tres, con sus diferencias, coinciden en que el 21-D es necesario una gran movilización del electorado para acabar configurando un gobierno alternativo en Cataluña.

Por otra parte, los ‘comunes’, de Ada Colau y que lidera Xavier Domènech, mantiene su posición de equidistancia: apuestan por un referéndum pactado y critican al ‘bloque del 155’.

Sondeos y pactos

Según el barómetro del CIS, el independentismo perdería la mayoría en el Parlament. Ciudadanos sería la lista más votada y podría ganar las elecciones con 31 ó 32 escaños.

Junts per Catalunya lograría 25 ó 26 diputados y la CUP sacaría 9. Los secesionistas se quedarían así en unos 67 escaños, cuando la mayoría en el Parlament son 68.

Entre tanto, el PSC subiría a 21 (cinco más que ahora) y el PP podría bajar cuatro, de 11 a 7.

La incertidumbre está en los pactos. Abundan los vetos cruzados (al menos en campaña). Iceta ha asegurado que su partido no investirá a un candidato independentista, pero tampoco a Inés Arrimadas porque “no arreglaría los problemas de Cataluña”. Por su parte, el PP, dispuesto a armar un bloque con PSC y Ciudadanos, descarta cualquier opción que incluya también a los ‘comunes’.

Independencia y elecciones

Las elecciones del 21 de diciembre son determinantes no solo para Cataluña. España se juega también cómo afrontar el futuro de la crisis territorial.

Una vez que se forme gobierno en Cataluña, el artículo 155 decaerá de forma automática. Pero el Ejecutivo ya ha advertido de que la intervención se repetirá si el nuevo gobierno, en caso de ser independentista, vuelva a la ilegalidad.

En cualquier caso, el futuro del bloque secesionista está ya condicionado por el proceso judicial en marcha. La decisión del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena de retirar la euroorden sobre Puigdemont y los consejeros que permanecen con él en Bruselas obligará al expresidente a ser fugitivo de por vida o bien a ser detenido en caso de que vuelva a España. De esta forma, no podrá ejercer con normalidad su papel de diputado o, en su caso, de jefe del Ejecutivo autonómico. Por otro lado, Junqueras, Forn y Sánchez siguen en prisión, por la posibilidad de reiteración delictiva.