Estafas a seguros

Una anciana de 80 años finge haber sido víctima de un robo para recuperar 300 € que había perdido

Coche de la Policía nacional
Coche de la Policía nacional

La mujer dijo a los agentes que un hombre le había asaltado en su portal, pero luego se demostró que la cantidad que denunciaba como robada en realidad se le había extraviado en un supermercado.

La Policía Nacional atendió a una mujer de 80 años que denunciaba haber sido víctima de un robo con violencia. En el suceso le habrían robado 300 euros. Sin embargo, la investigación posterior a la denuncia demostró que había fingido el robo para dar cuenta al seguro y recuperar esa cantidad, que en realidad había perdido en un supermercado.

La picaresca a la hora de cobrar un seguro a través de una denuncia falsa no siempre sale gratis. Al menos no ha sido así esta vez, cuando agentes de la Policía Nacional han ‘cazado’ a una anciana intentando estafar a su seguro.

Los hechos han ocurrido en Gandia (Valencia). Se originaron en una denuncia presentada por una mujer de 80 años, que manifestó haber sufrido un robo con violencia en el rellano de su edificio en el que le habían sustraído 300 euros. Los agentes han averiguado que la mujer, presuntamente, había perdido el dinero en un supermercado y su intención era dar cuenta a su seguro para tratar de recuperarlo.

Las investigaciones se iniciaron cuando una mujer de 80 años fue atendida por una patrulla policial en el edificio en el que vive tras denunciar un robo. La víctima contó que, al salir del ascensor, un hombre le abordó, le empujó y le sustrajo 300 euros, han explicado las fuerzas de seguridad en un comunicado.

La mujer fue atendida en el lugar por los servicios sanitarios aunque no presentaba lesiones físicas. Al día siguiente, presentó denuncia en la comisaria de la localidad.

Los policías iniciaron comprobaciones y averiguaron que, al parecer, la mujer no había sufrido tal robo y que había perdido los 300 euros en un supermercado. La anciana presuntamente trató de simular el robo con una llamada al teléfono de Emergencias. De hecho, preguntó in situ a los policías que acudieron al lugar si ese hecho lo cubría el seguro del hogar.

La anciana no había dado cuenta a su seguro y reconoció posteriormente no haber sufrido el robo, sino que había perdido sin saber cómo los 300 euros y pretendía recuperarlos a través de su seguro de hogar.

Lo último en Sociedad