Uñas

Remedios caseros para tratar las uñas amarillas y gruesas

Si quieres tener unas uñas sanas y atractivas, lee estos remedios caseros para tratar las uñas amarillas y gruesas. Toma nota de estos trucos.

Uñas amarillas y gruesas
Tratamiento de las uñas amarillas y gruesas

Estéticamente son poco estéticas. Las uñas amarillas y gruesas se pueden tratar con remedios caseros para eliminar ese aspecto tan desagradable. Las causas de esta situación pueden ser externas o internas; el uso frecuente de esmaltes de mala calidad o de uñas postizas es una de las causas más comunes. También se pueden poner las uñas de esa forma a falta de vitaminas A y B o a hepatitis. Las sustancias contaminantes del tabaco influyen igualmente en esa fea apariencia.

La falta de oxigenación que propicia el esmalte o la uña postiza inciden decididamente en las uñas amarillas. Se daña la queratina y se dificulta la regeneración celular. Además, ciertos componentes pueden ser tóxicos no solo para las uñas, también para la piel.

El consumo regular de cigarrillos mancha especialmente los dedos índice y anular, que reciben el humo del tabaco, plagado de nicotina y otras sustancias nocivas. Los hongos también ponen las uñas amarillas y gruesas, debilitan la queratina y las vuelven muy frágiles. El envejecimiento, la diabetes o la psoriasis también inciden en ese desagradable aspecto.Tratar uñas amarillas y gruesas

Remedios caseros para tratar las uñas amarillas y gruesas

  • Una mezcla de aceite de oliva, bicarbonato y limón blanquea, fortalece y suaviza las uñas y las manos. Los frotamos y dejamos actuar por cinco minutos cada día. El vinagre blanco es uno de los productos más efectivos para blanquear y limpiar las uñas. Mezclamos vinagre y agua a partes iguales, remojamos las uñas de los pies y dejamos actuar durante 10 minutos
  • Las gotas de agua oxigenada en cada uña durante dos semanas eliminarán la infección por hongos. Además, cada dos o tres días debemos exfoliarlas.

Productos naturales, fáciles de encontrar

  • El jugo de limón combate los hongos y exfolia las uñas. Si las sumergimos en el jugo de esta fruta durante 10 minutos y luego las lavamos con agua y jabón eliminaremos el color amarillento. El aceite esencial de limón también es ideal, porque además hidrata la cutícula.
  • Las pastillas efervescentes que blanquean las dentaduras postizas también sirven para las uñas amarillas y gruesas. Las sumergimos en un recipiente con el producto durante 10 minutos y luego las lavamos. Repetimos cada noche.
  • El bicarbonato de sodio tiene un efecto similar, además de ser más económico. Mezclamos el producto con un poco de agua para hacer una pasta. Las frotamos con un cepillo, dejamos actuar unos minutos y volvemos a exfoliar. Su acción es muy rápida si lo hacemos con regularidad.

Junto a estos remedios caseros para tratar las uñas amarillas y gruesas, es conveniente cortarlas frecuentemente. Lo ideal es que las mantengas cuadradas, cortas y con los bordes limados. Lava los pies frecuentemente y sécalos bien, en especial entre los dedos: la humedad impulsa la proliferación de hongos. No utilices zapatos apretados ni camines descalzo en zonas públicas.

Lo último en Salud

Últimas noticias