Fobias

Qué es la ergofobia

Hay fobias extrañas que nunca pensaríamos que existen. La ergofobia, o lo que es lo mismo, el miedo irracional y persistente al lugar del trabajo.

Este miedo hacia el lugar de trabajo también se traslada al ambiente que lo pueda rodear.
Qué es la ergofobia

Hay fobias extrañas que nunca pensaríamos que existen. Pero sí, y cada una está catalogada con un nombre distinto.

En este caso, destacamos la ergofobia, o lo que es lo mismo, el miedo irracional y persistente al lugar del trabajo.

Entendemos que trabajar cueste, pero de esto a tener fobia, ya es algo bastante preocupante. Los llamados ergofóbicos no quieren ir a su lugar de trabajo, y esto supone un tema bastante importante que les hace que, a la larga, dejen su trabajo.

Esta claro que cuando condiciona a la vida de uno, entonces, necesitan ayuda y ser tratados por profesionales. Pues no solamente es un problema social, se convierte en un problema individual en el que se deje de ir al trabajo  y por tanto no se ingresa nada de dinero para vivir.

Signos de la ergofobia

Este miedo hacia el lugar de trabajo también se traslada al ambiente que lo pueda rodear, a las personas, la institución, a las actividades que realiza, al jefe, a sus compañeros… suelen ser personas no entendidas por sus compañeros de empleo.

Antes de ir o cuando están en su trabajo empiezan a desarrollar una especie de ansiedad, donde hay sudoración, palpitaciones y todos aquellos síntomas que suelen acompañar a una fobia.

¿Qué provoca esta fobia?

La ergofobia es un tipo de fobia bastante rara. Normalmente surge tras una experiencia traumática dentro del trabajo, sea del calibre que sea. Hay muchos ejemplos, desde quedarse en ridículo por un jefe ante toda la empresa, producirse un accidente en el lugar de trabajo que deja huella, etc.

La importancia de tratarse

Ante el menor síntoma de los descritos anteriormente, conviene visitar al médico. Estos signos pueden deberse a muchos otros problemas, a fobias o bien a estrés. De manera que es importante detenerse y averiguar la causa que lo origina para tratarse.

Cada persona es distinta y merece un tratamiento diferente. El psicólogo hará un diagnóstico y un tratamiento a fijar que hace enfrentarse a la situación. De igual forma esto se mezcla con fármacos que ayudan a esta recuperación. En especial al frenar aquellos síntomas que imposibilitan que la persona pueda trabajar con total normalidad.

 

Lo último en Salud

Últimas noticias