Psicología

La ira: los consejos infalibles para controlar el enfado

La ira: los consejos infalibles para controlar el enfado
La ira: los consejos infalibles para controlar el enfado

El enfado suele ser algo pasajero, pero realmente lo pasamos mal y podemos hacer también que el resto de personas acaben sin hablar con nosotros. Te damos consejos para controlar el enfado, pues no lleva a ningún lugar.

Mayo Clinic aconseja tomarnos nuestro tiempo para reflexionar hasta usar afirmaciones en primera persona y lo importante es no perder la calma.

Las maneras de controlar el enfado

Si vas a saltar, párate

Es complicado que uno se ponga a pensar y se pare cuando está enfadado, pero sabes que es peor ponerte así porque luego te puedes arrepentir. Pero sabes que es la mejor manera de no meter la pata. Hay que pararse y luego ya pensar en hablar.

Ves al gimnasio

Cuando te sientas mal, nervioso e irritado, es el momento de hacer ejercicio. Sal, das una vuelta y vas al gimnasio. Verás como luego te encontrarás algo mejor. pero esto no quiere decir que tengas que huir, porque los problemas deben enfrentarse pero estando enfadado, la cosa puede ser peor.

Busca soluciones

Muchas veces, el enfado no lleva a ningún lugar, y en lugar de eso, las personas inteligentes o prácticas buscan soluciones.

El humor en momentos de tensión

Con humor y positivismo. Así se suelen enfrentar algunas de las peores situaciones, esto para poder apaciguar la ira. Desde Mayo Clinic aconsejan usar el humor como ayuda para afrontar lo que te hace enfadar y las expectativas poco realistas que tengas sobre cómo deberían ser las cosas.

Busca el origen del enfado

Si ya hace tiempo que estás así y saltas por cualquier cosa, quizás deberías pensar en cuál es el origen de tu ira. Puede ser que pases por una mala época, por temas personales, hormonales, u otros que deben revisarse con el fin de que los problemas no vayan a más.

Meditación y respiración

Hay técnicas que intentan sobrellevar los enfados. Para esto hay que hacer un ejercicio largo que puede durar meses o años. Hay quien no sólo hace ejercicio, si no también relajación, meditación y respirar correctamente durante varios minutos.

Saber pedir perdón

A veces, nos enfadamos sin sentido. Es por esto que hace falta reposar, parar, pensar y también meditar. Y muchas veces, también pedir perdón. Porque no siempre tenemos la razón y podemos meter la pata. Los demás no se merecen  las consecuencias de nuestros problemas.

 

Lo último en OkSalud

Últimas noticias