Niños

Mi hijo tiene vómitos frecuentes, ¿qué hago?

Dentro de los síntomas de patologías que pueden padecer los pequeños de la casa, están los vómitos. ¿Qué hacer si tu hijo tiene vómitos?

Mi hijo tiene vómitos frecuentes
Vómitos frecuentes en niños

No resulta extraño que niños y bebés presenten vómitos frecuentes. Lo cierto es que no se trata de nada grave mientras los síntomas duren entre 24 y 48 horas. La causa más común suele ser la gastroenteritis, una infección en el intestino que puede ser provocada por un virus o una bacteria que también provoca diarrea. Si, por el contrario, el vómito persiste, puede causar deshidratación y podría ser signo de algo más grave.

Qué hacer si mi hijo tiene vómitos frecuentes

Cuando un niño vomita es importante vigilarlo de cerca para determinar cómo actuar. Los vómitos pueden ser síntomas de diversos problemas y enfermedades, pero en cada ocasión suelen presentarse de distintas maneras.

En caso de que se trate de un simple problema estomacal, probablemente notemos que el niño tiene fuerzas para comer, jugar y realizar sus actividades diarias. En esta situación debemos permitirle hacer su rutina e incentivarlo a beber agua regularmente para evitar su deshidratación. Los vómitos se irán pasando solos con el paso de las horas.

Si, por el contrario, notamos que los síntomas persisten o se agravan, el niño está irritable, sin fuerzas y se comporta de una manera poco frecuente, entonces será necesario consultar a su médico.Mi hijo tiene vómitos frecuentes

Causas que suelen provocar vómitos en niños

La causa más común suele ser la gastroenteritis. Pero también existen otros factores que pueden conducir a los vómitos frecuentes. La alergia a ciertas comidas es un problema usual en niños que están comenzando a ampliar su dieta. Esto puede provocar no sólo vómitos, sino también otros síntomas como erupciones en la piel.

La apendicitis es una inflamación del apéndice que suele ser muy frecuente en la niñez. En ocasiones provoca dolores muy fuertes en la tripa y luego desencadena en otros síntomas como los vómitos. Es probable que el apéndice deba extirparse urgentemente en caso de ser diagnosticada.

Otras infecciones derivadas

A menudo suelen aparecer otras infecciones, como puede ser en el tracto urinario, en el oído, meningitis o neumonía. Si el niño presenta además temperatura alta e irritabilidad, es probable que se trate de una infección que deberá ser tratada por un especialista.

Igual que suele suceder con las mascotas, los niños pueden llevar a su boca cosas peligrosas cuando no los observamos. Ingerir algo venenoso o tóxico puede provocar que su cuerpo quiera expulsarlo a través de vómitos. Acudir a un centro de emergencias de inmediato es fundamental en estos casos.

Estas son algunas de las causas que pueden llevar a los niños a vomitar, siempre es importante observar su estado de ánimo o comportamiento para saber cómo actuar y buscar lo mejor para él.

Lo último en Salud

Últimas noticias