Frases

Las frases más destacadas de Simone de Beauvoir

Las frases más destacadas de Simone de Beauvoir
Las frases más destacadas de Simone de Beauvoir

Dentro de la historia de la feminidad, Simone de Beauvoir es todo un referente. Esta filósofa y escritora luchó para la defensa de la situación de igualdad de la mujer respecto al hombre, que en aquellos momentos era mucho más candente que ahora mismo. Por esto las frases más destacadas de Simone de Beauvoir tienen su máximo sentido.

Se establecen como ejemplos de que la lucha continua en todo el mundo y sus pensamientos son realmente centros de todas las épocas.

Conocerse a sí mismo no es garantía de felicidad, pero está del lado de la felicidad y puede darnos el coraje para luchar por ella

Solo después de que las mujeres empiezan a sentirse en esta tierra como en su casa, se ve aparecer una Rosa Luxemburgo, una Madame Curie. Ellas demuestran deslumbrantemente que no es la inferioridad de las mujeres lo que ha determinado su insignificancia

Entre dos individuos la armonía nunca viene dada, sino que debe conquistarse indefinidamente.

El problema de la mujer siempre ha sido un problema de hombres

La belleza es aún más difícil de explicar que la felicidad

Hay un secreto para vivir feliz con la persona amada: no pretender modificarla

No se nace mujer: se llega a serlo. Son frases más destacadas de Simone de Beauvoir

Conocerse a sí mismo no es garantía de felicidad, pero está del lado de la felicidad y puede darnos el coraje para luchar por ella

Mediante el trabajo ha sido como la mujer ha podido franquear la distancia que la separa del hombre. El trabajo es lo único que puede garantizarle una libertad completa

El cuerpo no es una cosa, es una situación: es nuestra comprensión del mundo y el boceto de nuestro proyecto

El hecho de que exista una minoría privilegiada no compensa ni excusa la situación de discriminación en la que vive el resto de sus compañeros

El hombre no es ni una piedra ni una planta, y no puede justificarse a sí mismo por su mera presencia en el mundo. El hombre es hombre sólo por su negación a permanecer pasivo, por el impulso que lo proyecta desde el presente hacia el futuro y lo dirige hacia cosas con el propósito de dominarlas y darles forma. Para el hombre, existir significa remodelar la existencia. Vivir es la voluntad de vivir

Ningún destino biológico, físico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; la civilización en conjunto es quien elabora ese producto intermedio entre el macho y el castrado al que se califica como femenino.

El día que una mujer pueda no amar con su debilidad sino con su fuerza, no escapar de sí misma sino encontrarse, no humillarse sino afirmarse, ese día el amor será para ella, como para el hombre, fuente de vida y no un peligro mortal.

Lo último en Salud

Últimas noticias