Ejercicio físico

Ventajas y desventajas de entrenar en pareja

entrenar en pareja
Algunos problemas de pareja desaparecen si entrenan juntos.

Te contamos las ventajas y desventajas de entrenar en pareja, algo que puede gustar a muchos pero menos a otros.

Si a ambos os gusta el deporte y además vais al gimnasio por aquello de aprovechar los descuentos para dos, existe la posibilidad de entrenar en pareja. Pero, a pesar de que puede resultarnos algo motivante al principio, ¿aporta realmente ventajas? La confianza y las posibles disputas entre ambos pueden hacer que el entrenamiento no sea el más óptimo.

Te contamos las ventajas y desventajas de entrenar en pareja, algo que puede gustar a muchos pero menos a otros.

Mayor motivación para ir al gimnasio

La pereza de ir al gimnasio solo puede desparecer si vamos acompañados. Entonces es una motivación más para practicar ejercicio. Alguien te anima y te espera para que compartáis momentos en el que una afición os puede unir mucho más.

Más comunicación

Algunos problemas de pareja desaparecen si entrenan juntos. No solamente comparten una afición que les gusta sino que se marcan retos, se ayudan mutuamente y logran llegar a los objetivos que se proponen juntos.

Juntos pero no revueltos

Puede ser que cada uno prefiere una actividad diferente. Mientras uno hace yoga otro prefiere piscina, de manera que son actividades que intentan complementar y aprovechar el tiempo juntos dentro de un mismo espacio, pero no hace falta que estén en una misma clase.

Seguir en casa

Aunque es mejor entrenar en el gimnasio o fuera, hacer deporte en casa es otra ventaja y si lo hacemos con nuestra pareja, ganaremos los dos.

Cuidado con la competitividad

Una de las desventajas de entrenar en pareja es que uno quiera sobresalir más que el otro. Y esa competitividad y rivalidad que surgen muchas veces en el centro deportivo es, en este caso, con la persona con la que compartimos muchos momentos de nuestra vida. La competencia siempre debe ser sana.

Que uno quiera ser profesor del otro

Algunas veces pasa que uno piensa que sabe más que el otro. Entonces a la hora de practicar ejercicio, y debido al exceso de confianza, una de las partes señala qué debe hacer y qué no el otro. Hay personas que se lo toman bien para poder mejorar pero muchas otras no, porque entonces parece que quiere imponer sus normas, hacer de profesor o bien de entrenador personal.

Últimas noticias