¿Es bueno hacer ejercicio con agujetas?

Lo que debemos hacer si tenemos agujetas es volver a realizar los ejercicios que las produjeron

Agujetas
Las agujetas y el descanso son una mala combinación.

Las agujetas son el signo que nos alerta de que nuestro entrenamiento físico ha sido realizado con la energía correcta. Estas aparecen entre las 24 y las 72 horas después de un ejercicio de alta intensidad y con movimientos repetitivos. Su origen radica en las microroturas de las fibras musculares, ante la formación de nuevas fibras. Sin embargo, otras teorías relacionan las agujetas con la aparición de cristales de ácido láctico o con una respuesta inflamatoria del organismo.

Agujetas
Las agujetas son microroturas de las fibras musculares.

Este dolor muscular suele afectar a la rutina de ejercicios que se realiza con posterioridad, empujando a algunos atletas a cancelar el entrenamiento. ¿Es esta la mejor opción? Los expertos aseguran que las agujetas desaparecerán si se sigue practicando el deporte que las ha provocado, así el cuerpo se acostumbrará a dicho rendimiento. No obstante, esta decisión debe tener en cuenta diversos factores.

¿Podemos entrenar con agujetas?

Agujetas
Debemos vigilar muy de cerca la intensidad del dolor.

A pesar de que el descanso y las agujetas forman una mala combinación, las circunstancias de la rotura pueden obligar al individuo a posponer el ejercicio de recuperación. Si el dolor es leve y nos permite llevar una vida normal, lo mejor es continuar con el entrenamiento habitual, aunque con menor intensidad. Sin embargo, en el caso contrario, debemos tener en cuenta las siguientes indicaciones:

  • La intensidad de las agujetas es muy importante. Si estas nos llevan a un sobreesfuerzo, debemos dejar que los músculos afectados se recuperen del estrés al que han sido sometidos.
  • Los estiramientos son una herramienta de gran utilidad para evitar que el dolor permanezca más tiempo del necesario. La flexibilidad muscular y una buena circulación sanguínea deben ser nuestros objetivos.
  • Si quieres entrenar a pesar de las agujetas, puedes consumir proteína adicional para ayudar al músculo a sanarse más rápido. Una segunda opción es ejercitar otra zona del cuerpo que no esté afectada.
  • También puedes recurrir a ciertos medicamentos antiinflamatorios. Eso sí, jamás los consumas antes de comenzar a entrenar, pues debemos prestar atención al dolor de las agujetas.
  • Una buena alimentación también ayudará a paliar los síntomas, al igual que un correcto descanso.

Lo último en Salud

Últimas noticias