Patología crónica y progresiva

Cómo reconocer y actuar ante los primeros síntomas de la demencia

Demencia
Aunque suele afecta a los mayores, puede darse en personas en cualquier franja de edad.

La demencia es una enfermedad de carácter crónico o progresivo que se caracteriza por el deterioro de la función cognitiva, afectando a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio.

Aunque comúnmente afecta a los mayores, puede darse en personas en cualquier franja de edad. Aunque esta forma parte de los principales factores de riesgo, también existen otros, como pueden ser los antecedentes familiares o la falta de ejercitación cerebral.

«Con la edad es común sufrir pérdidas de memoria, pero esto no significa que el envejecimiento vaya ligado a la demencia. Para que se pueda considerar como tal, deben manifestarse al menos dos problemas en las funciones neuronales como, por ejemplo, la pérdida de memoria y la dificultad de lenguaje», explica David Curto, director Médico, Calidad e Innovación de Sanitas Mayores.

Existen una serie de síntomas de la demencia que pueden ayudar a actuar con rapidez ante su aparición. Algunos de ellos son:

  • Aspectos cognitivos como desorientación, alteración de la memoria, déficit de atención, alteración del lenguaje, apraxias o agnosias.
  • Desorientación temporal, espacial y de personas.
  • Déficit de atención y pérdida de habilidades sociales.
  • Alteración de la memoria a corto y largo plazo y dificultad para llevar a cabo actividades de memorización.
  • Alteración del lenguaje y problemas de comunicación.
  • Alteraciones conductuales que pueden deberse a la propia demencia o por causas ligadas al dolor o al efecto de algunos fármacos.
  • Apraxias: incapacidad para ejecutar tareas motoras intencionadas y aprendidas pese a la capacidad física y a la voluntad de hacerlo.
  • Agnosia: incapacidad de reconocer estímulos ya aprendidos.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias