Dientes

Buenos hábitos y práctica tras un blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es un tratamiento bucal y estético cada vez más practicado en las clínicas dentales.
Buenos hábitos y práctica tras un blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es un tratamiento bucal y estético cada vez más practicado en las clínicas dentales.

El blanqueamiento dental es un tratamiento bucal y estético cada vez más practicado en las clínicas dentales. Consiste en aumentar el color de los dientes uno o dos tonos, de manera que sea lo más natural posible.

No suele alterar a la estructura del diente y es un tratamiento relativamente rápido y fácil de realizar. Ahora bien, debe estar practicado siempre por un profesional de la medicina bucal y luego debemos hacer caso a sus consejos.

Dejar de lado el tabaco y otros

Determinados malos hábitos tales como fumar o tomar vino y café pueden hacer que el blanqueamiento dental dure menos de lo que esperamos por nuestra culpa. Si seguimos con los malos hábitos entonces aparecen nuevamente manchas en los dientes y se tornan mucho más oscuros. De hecho, estos hábitos son los principales a la hora de tener los dientes más oscuros.

Lavar los dientes de manera exhaustiva

Seguramente nuestro dentista nos dé unas pautas a seguir tras el tratamiento del blanqueamiento dental. En este caso, se trata de extremar nuestra higiene bucal y limpiarnos los dientes tres veces al día tras cada comida.

En esta limpieza bucal es mejor dejar de lado los colutorios, pues suelen llevar extractos artificiales que pueden dañar nuestros dientes. Es mejor preguntar al dentista sobre el tipo de pasta y colutorio que mejor va cuando practicamos este tratamiento, especialmente durante los primeros días.

Cuidado con las bebidas y alimentos fríos y calientes

Una vez nos han practicado el blanqueamiento dental deberemos tener especial cuidado en  no comer ni beber alimentos demasiado calientes o fríos, pues nuestros dientes estarán más sensibles de lo normal. Y la consecuencia es dolor.

Volver al odontólogo

Ante la mínima sospecha de que algo no va bien, entonces no tenemos más que acudir a nuestro médico nuevamente. De hecho, el dentista nos dirá que si, transcurridas 48 horas del procedimiento, los dientes molestan o duelen, entonces volvamos con urgencia para comprobar que todo va bien o hay algún problema que merezca ser inspeccionado.

Las revisiones también serán importantes y es el dentista el que marcará la pauta y las citas para acudir cuando sea necesario.

 

 

 

Temas

Lo último en Salud