Ejercicio físico

¿Andar o correr? ¿Cuál es la mejor opción?

Si estás comenzando con el ejercicio físico, puede que te preguntes si la mejor opción es andar o correr. Aquí te dejamos algunos consejos prácticos, toma nota.

Beneficios de caminar
Andar y correr

Andar o correr, ¿o por qué no las dos? En realidad, si la idea es bajar de peso correr es más eficiente que caminar. Pero en otros casos, caminar puede ser tanto o más beneficioso que correr. Por ejemplo para mejorar la salud cardiovascular es preferible caminar, y para quemar calorías caminando se debe aumentar la distancia y tiempo dedicados a correr. Lo que se debe tener en cuenta es que andar o correr es mejor para la salud que no practicar ninguna de las dos.

Andar o correr según tu estado de salud y objetivos

Si estás dudando entre andar o correr, la decisión no siempre es cuestión de gustos. Se deben tomar en cuenta otros factores:

  • Como hemos visto, para perder peso es mejor correr que caminar, ya que quema más calorías. Para obtener los mismos beneficios se debe duplicar el tiempo de caminata respecto del trote o una vez y media la misma distancia.
  • Caminar reduce más el riesgo de enfermedades cardiovasculares que correr, pero quema menos calorías. Además crea dopamina y serotonina, que son hormonas del bienestar, mientras reduce el cortisol u hormona del estrés. Cuando hablamos de caminata nos referimos a un ejercicio físico moderado, no un paseo recreativo.
  • Las personas muy sedentarias o que están comenzando con el ejercicio físico, deben optar por caminar hasta mejorar su estado físico.
  • A diferencia de correr, la caminata no requiere preparación previa ni calzado específico, y puede hacerse en cualquier tiempo y lugar.
  • Ambas actividades reducen el estrés y la ansiedad, alivian los problemas de sueño y reducen el riesgo de padecer diabetes o colesterol alto.Beneficios de andar y correr

Cómo combinar andar y correr

La buena noticia es que no necesitas elegir entre andar o correr. Si tu estado de salud es bueno, puedes combinar ambas actividades multiplicando los beneficios para tu salud.

  • Cuando comienzas tu programa de actividad física, es recomendable la caminata hasta estar en mejor forma. La caminata requiere un esfuerzo menos intenso y tonifica piernas, glúteos, espalda y abdomen. El ritmo adecuado es el que te permite hablar mientras caminas, sin agitarte.
  • Si corres todos los días, incorpora caminatas al entrenamiento. Ayuda a relajar los músculos y las articulaciones sin disminuir la resistencia.
  • Practica entrenamiento por intervalos, combinando actividad física intensa, es decir correr, con moderada, caminando. Este tipo de ejercicio es ideal para hacerlo en la cinta de correr en casa o el gimnasio.

Algunas recomendaciones

  • Antes de comenzar cualquier programa de entrenamiento o actividad física consulta con tu médico.
  • Establece metas que puedas cumplir.
  • Aprovecha todas las circunstancias para moverte: prefiere las escaleras a los ascensores y caminar en vez del coche para las distancias cortas.
  • Comienza gradualmente hasta alcanzar los 30 minutos de actividad física por día que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Ya sea andar o correr, el objetivo es mantenernos saludables y con un peso adecuado. Lo importante en todos los casos es la constancia. De nada te servirá darte un día una paliza de ejercicio físico y no mantenerlo. Establecer una rutina diaria es lo que te ayudará a mantener la forma o a bajar de peso. ¡Ponte en movimiento!

Lo último en Salud

Últimas noticias