Si cobraran por objetivos, los diputados y senadores no recibirían ni un euro

Si cobraran por objetivos, los diputados y senadores no recibirían ni un euro

El clamor popular contra una clase política incapaz de pactar, pero unida a la hora de seguir cobrando, crece por días. Pedro Sánchez ha logrado su objetivo de volver a las urnas, pero el coste de la estrategia del jefe del Ejecutivo nos va a salir muy cara. Con la disolución de las Cámaras para una repetición electoral el 10 de noviembre, los diputados y senadores seguirán cobrando 5,9 millones de euros  en estos meses de provisionalidad (un 55% saldrá de las arcas públicas del Congreso y otro 45% del Presupuesto del Senado).

De los 350 diputados que conforman la Cámara Baja, 135 pertenecen a la Diputación Permanente, el órgano que sustituye al Pleno en periodos no ordinarios de sesiones o entre legislatura. En concreto, son 69 titulares incluidos los miembros de la Mesa y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y 66 suplentes. Todo ellos continuarán cobrando lo mismo que en los últimos meses y así hasta la constitución de las nuevas Cortes, cuando toque.

Resulta inaceptable que quienes han fracasado estrepitosamente en su trabajo de traducir en acuerdos la voluntad popular expresada en las urnas el pasado abril sigan cobrando como si no hubiera pasado nada. La indignación popular crece y, si nuestra clase política se guiara por el clamor de la calle, dejaría sin efecto ese Régimen económico del Congreso que avala la actual tropelía.

Si los políticos siguen instalados en su mundo paralelo, al margen de la realidad de una sociedad harta, las consecuencias pueden ser funestas, porque la brecha entre quienes dicen que nos representan y los pésimamente representados ciudadanos se hará cada vez más grande, hasta que llegue un punto en el que la democracia se verá irremediablemente dañada.

No es tolerable que las retribuciones que les pagamos a nuestros diputados y senadores no se vean alteradas tras el estrepitoso fiasco. Si tuvieran que cobrar por objetivos, como muchos españoles, no recibirían ni un euro.

Lo último en Opinión

Últimas noticias