Métodos mafiosos, homofobia y calumnias

Métodos mafiosos, homofobia y calumnias
opinion-editorial-Risto-MADRID-interior

Evaristo Mejide se ha convertido en el máximo exponente de un nuevo género: el de camuflar bajo un pretendido periodismo crítico, cargado de supuesta superioridad moral, lo que no es sino una amalgama de métodos mafiosos, insultos, calumnias e incluso, llegado el momento, homofobia.

Todo ello con un sólo objetivo: el de golpear a quienes desafían al separatismo y a Podemos; el objetivo de pretender desprestigiar a los que se atreven a desafiar una dictadura del pensamiento de la que viven varios de sus amos: por ejemplo el multimillonario podemita Jaume Roures, amigo personal e impulsor de Podemos y del separatismo catalán cuyo nombre figura en las grabaciones de la Guardia Civil con motivo de las investigaciones de los preparativos del golpe separatista del 1-O.

O, por ejemplo, la muy enriquecida productora Minoría Absoluta, una compañía que coproduce junto con la Fábrica de la Tele su programa y que se ha hecho de oro -ha logrado más de 64 millones de euros entre 2005 y 2016- con cargo a la golpista TV3. Porque, a fin de cuentas, son sus productoras las que mandan: las mismas que han convertido en negocio la explotación de los epicentros de la vulneración constitucional.

El programa de Risto Mejide en CuatroTodo es mentira– ha decidido cargar contra Eduardo Inda, director de OKDIARIO, con una saña y obcecación difícil de entender salvo desde la óptica de una maniobra de acoso y derribo por lo que él y este diario representan: la lucha contra el intento de fabricar y normalizar gobiernos populistas, permisivos con un separatismo destructivo que pretende hacer saltar por los aires la unidad de España y nuestro actual sistema constitucional.

Y en ese ataque sin tregua, Evaristo Mejide ha llegado al punto de acosar a Inda sin descanso y de contratar a un investigador privado para seguirle y chequear su vida privada e intentar “darle una hostia definitiva”, tal y como prueban las grabaciones publicadas por OKDIARIO.

Para Mejide todo vale. Todo, para denigrar a sus objetivos políticos. Y todo, por supuesto, sin dar él nunca jamás explicaciones de las prácticas mafiosas que utiliza.

Este pasado martes él, personalmente, y todo su programa decidieron cargar sin piedad, no sólo contra Inda, sino también contra el redactor que ha cazado y destapado la contratación por parte de Mejide de un investigador privado para intentar hundir la vida profesional y privada del director de este diario.

El programa de Mejide aseguró que el periodista infiltrado se encuentra imputado y que declaró falsamente como testigo en la causa del ‘pequeño Nicolás’. Una rotunda falsedad que, evidentemente, nunca denunciará su farsa de programa. Pero una falsedad por la que el equipo jurídico de OKDIARIO llevará a cabo las correspondientes acciones legales para destapar ante la Justicia -y no ante un circo de falsarios- la mecánica mentirosa y difamatoria de este programa.

Pero la insidia de Evaristo Mejide no acabó ahí. Porque entre falsedades y calumnias decidió pasar al plano personal y homófobo del ataque al redactor que ha cazado y destapado las prácticas mafiosas de este programa, al que denigró físicamente y del que afirmó que "le gustan los maduritos”. El programa aseguró que entre el periodista y el investigador de Evaristo "había ‘temita’ porque a este chaval le gustan los maduritos".
Y todo ocurría mientras Mejide se negaba, por supuesto, a dar ni una explicación en su supuesto programa crítico de cómo el detective contratado por él ha sido grabado afirmando que su programa se centra “en él [Inda] y en darle de hostias”.

Porque, a fin de cuentas, el programa que vende independencia responde simple y llanamente a sus amos. Y son ellos los que hacen rico a Mejide a cambio de que cumpla la función de apartar a los incómodos. Sea como sea.

Temas

Lo último en Opinión