Luz y taquígrafos

Luz y taquígrafos

En Podemos están cabreados. Hasta aquí nada fuera de lo normal, es su estado habitual. Pablo Iglesias y sus siete enanitos (Irene Montero, Alberto Rodríguez, Pablo Echenique, Juan Carlos Monedero, Rafa Mayoral, Ione Belarra y Juanma del Olmo) ahora están furiosos porque su socio preferente, el PSOE, ha filtrado algunas de las exigencias para apoyar la investidura de Pedro Sánchez. ¡Dicen que es mentira!

Los podemitas están ofendidos porque el PSOE, con mucha más historia y señorío que ellos, les han pagado con la misma moneda que han utilizado durante los últimos cinco encuentros entre su líder todopoderoso, Pablo Iglesias, y el Presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. Aún no se habían despedido ambos dirigentes que los mensajes de telegram ya ardían en la sede de la formación morada bajo la atenta mirada de Juanma del Olmo que, teléfono en mano, dicta a los periodistas qué hay que decir.

"Sánchez nos ha dado un ultimátum: investidura en julio o elecciones", decía el primero de los mensajes que difundían desde Podemos. El día anterior ya habían preparado el barro asegurando que en el primer encuentro Sánchez les había ofrecido ministerios -algo que en ningún momento ha pasado por la cabeza del presidente en funciones-. Generadores de fake news para sentirse más fuertes en las negociaciones, pese a saber que lo que dicen es mentira. Pese a saber que con 34 diputados ya no son nadie.

Me darían bastante igual los lloriqueos de Iglesias y sus procesionarios, si no fuese porque ellos han sido los impulsores de este esparcimiento de falsedades que podrían evitarse si, en alguna ocasión de su historia política, cumplieran con alguno de sus compromisos. Muy lejos queda ya aquel verano del 2016, en el que proponían retransmitir todas las negociaciones por videoconferencia. Ahora ya no solo no lo piden; esconden que hablan cuando no es público y luego se inventan lo hablado. Con luz y taquígrafos evitaríamos estos sainetes de patio de instituto.

Durante los últimos meses hemos escuchado en reiteradas ocasiones al secretario de Organización del PSOE, José Luís Ábalos, decir que la configuración del Consejo de Ministros se basa en la confianza del Presidente del Gobierno en sus miembros. No sé yo si la forma de actuar de Podemos es propicia para que Sánchez cambie de opinión y les haga un hueco. En todo caso, al ritmo de los afiliados socialistas a las puertas de Ferraz, yo le pido que ‘con Iglesias, no‘.

Lo último en Opinión

Últimas noticias