Candilazos

El Gobierno de la puta y la Ramoneta

El Gobierno de la puta y la Ramoneta

Que la dictadura progre busca disturbios para descabalgar al PP de Ayuso de la Comunidad de Madrid, la joya de la Corona autonómica, lo contábamos por estos lares la pasada semana. Pero hay un elemento en esta campaña orquestada que por su perversa concepción no deja ser tan significativo como repugnante. Y es la confabulación de los socialcomunistas para hacer la puta y la Ramoneta desde la Moncloa a costa de la pandemia y con el sucio fin de tomar la Real Casa de Correos a golpe de estallido social. Nauseabundo.

Que no se sientan aturdidas con esta expresión las censoras de Lady Montero, que la Ramoneta no era una puta. Y tampoco se incomoden las Leticia Dolera de turno, que por mucho que quieran desterrar lo de «cama de matrimonio», no podrán cambiar el género a «despedir a una embarazada», como hizo la activista femiprogre, porque todavía no ha dado embarazados la Madre naturaleza. Fer la puta i la Ramoneta, el dicho que se usa en catalán para aludir al doble juego, las dos caras o tirar la piedra y esconder la mano, proviene de pudir (heder en catalán) y el rosellonés ramonner (deshollinar chimeneas). Aquí, el deshollinador que hiede es el Gobierno frentepopulista que por un lado ofrece apoyo envenenado a la Comunidad y que calienta la calle por activa y por pasiva.

Las últimas algaradas contra las restricciones por Covid revelan el bucle endiablado concebido por el Ejecutivo de PSOE y Podemos para someter a los madrileños. Sánchez elude su responsabilidad sobre el estado de alarma y dice ponerse al servicio de la Puerta del Sol, mientras los de Iglesias y la condenada Serra agitan las revueltas y, aquí lo más miserable, el ministerio socialista de Marlaska lanza a los antidisturbios de la Policía contra los negacionistas de febrero («Esto es sólo una gripe») para dar mayor visibilidad y empaque a tales disturbios en su fase incipiente. Vomitivo, Mr. Válgame Dios.

Y con esta maniobra de Interior y estos enfrentamientos entre Policía y turba andan entretenidos sanchistas y podemitas en Twitter buscando culpables entre los propios socios del Gobierno de coalición. Ello, mientras las muertes continúan, los contagios hacen de España la ‘Italia de la segunda ola’ y las UCI bordean el colapso. Pero ya sólo pueden engañar a sus fanáticos y a los ingenuos. La izquierda vendeobreros que teatraliza esos choques internos tiene bien ajustado su punto de mira, que caiga Madrid. Y lo evidenciaba el black Errejón: ‘La Policía no pegaba a los cayetanos en Núñez de Balboa y sí a los nuestros en Vallecas’. Vamos, que al final Marlaska es un agente doble del centroderecha… Eso no se lo cree nadie. Aunque heder sí que hiede toda esta operación. Como la Ramoneta.

Lo último en Opinión

Últimas noticias