Sánchez indulta y cuela como asesor y alcalde en la sombra al candidato condenado por ‘insulta mujeres’

Ángel Vadillo
Ángel Vadillo, alcalde de Alburquerque, en uno de sus discursos navideños.

Pedro Sánchez ha decidido celebrar la defensa del feminismo de Carmen Calvo enchufando -tras haberlo indultado- en el Ayuntamiento de Alburquerque (Badajoz) al candidato socialista que fue condenado por insultar en público a una mujer y amenazar con desvelar su vida privada.

La historia de Ángel Vadillo es toda una declaración de intenciones del PSOE con respecto al feminismo. Vadillo gobernaba el municipio extremeño de Alburquerque cuando amenazó a una mujer con revelar públicamente el nombre de su pareja. Fue condenado. Pedro Sánchez lo indultó. Más tarde, el presidente del Gobierno, no contento con ello, le premió poniéndole como número 1 y candidato a la Alcaldía en la lista socialista por Alburquerque.

La Junta Electoral lo paró. Y ahora, Vadillo acaba de ser enchufado por la puerta de atrás en ese municipio para gobernar en la sombra desde un cargo de asesor. Toda una muestra de respeto por las decisiones judiciales y por la supuesta “lucha de los socialistas por el feminismo”, como diría Carmen Calvo.

Condenado y candidato

El era el alcalde alburquerqueño. Con tal fuerza, que, pese a su condena, Sánchez lo eligió para volver encabezar la candidatura municipal del PSOE en esta localidad. No pudo ser por lo obsceno del indulto del Gobierno y porque la Junta Electoral medió en semejante arbitrariedad. Pero ahora, Vadillo vuelve al poder. En la sombra, pero al poder.

El diputado del PP por Badajoz en el Congreso Víctor Píriz ha decidido destapar esta historia. Una historia que califica de “vergonzosa e impresentable” porque “Ángel Vadillo va a seguir viviendo a costa de todos los ciudadanos con un salario público y enchufado como asesor en el Ayuntamiento”.

Y es que Vadillo es ahora “personal eventual de asesoramiento especial”. Lo es, además, tras haber sido condenado por atacar a una vecina de la localidad y haber sido inhabilitado para presentarse como miembro de la lista socialista a las pasadas elecciones del 26-M.

Por si fuera poco, el disimulo no está de moda en esta localidad extremeña. En su primera comparecencia tras ganar las elecciones, la alcaldesa Marisa Murillo, cabeza de lista del PSOE en sustitución de Vadillo, anunció públicamente que el verdadero alcalde era Ángel Vadillo. Murillo, además, criticó abiertamente que no se le dejará presentarse a los comicios por estar cumpliendo condena. “Ángel ha ganado las elecciones, es nuestro líder y referente de Alburquerque”, sentenció.

En público también, y para terminar de dejar claro el asunto, ha intervenido igualmente el propio Vadillo, quien ha subrayado que él es el “líder político” y lo va a “seguir siendo”.

Amenazas

Vadillo saltó al estrellato tras amenazar a una mujer con revelar públicamente el nombre de su pareja. El regidor Ángel Vadillo fue del PSOE hasta que en 2012 fue condenando por un delito de obstrucción a la Justicia, por lo que fue expulsado partido, pero, pese a ello, consiguió hacerse con el cargo de alcalde de Alburquerque bajo las siglas de otro partido: la Organización del Pueblo Obrero (ORPO).

Pero lo cierto es que su vía de entrada en el círculo de confianza de Pedro Sánchez nunca se ha puesto en duda. Y menos tras conocerse que, pese a ser condenado, Vadillo no tendría que cumplir la pena de prisión gracias al indulto concedido en febrero de 2019 por la ministra de Justicia, Dolores Delgado. Un indulto tramitado por los mismos que alardean de hacer todo lo posible por erradicar la violencia machista.

El Gobierno de Pedro Sánchez indultó parcialmente al alcalde de Alburquerque, condenado a dos años y medio de prisión por un delito de obstrucción a la justicia en concurso con uno de amenazas, conmutándole seis meses de pena privativa de libertad por otros tantos de trabajos en beneficio de la comunidad. Esas amenazas fueron dirigidas a una mujer de la localidad extremeña en el discurso navideño del alcalde del año 2010 —televisado por el canal municipal— donde la chantajeó con revelar con quién se acostaba.

Gracias a este indulto político que rebajaba la pena de dos años y medio a dos años, Vadillo, que permaneció como alcalde de Alburquerque con las siglas de Organización del Pueblo Obrero (ORPO), esquivaba la prisión.

La sentencia de la Audiencia Provincial de Badajoz recogía en los hechos probados que el regidor amenazó a la denunciante con “desvelar públicamente datos pertenecientes a la vida privada” de ella. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el real decreto de indulto, con la firma de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, en el que se señalaba que “concurren razones de justicia y equidad” para otorgar esta medida de gracia.

Vadillo fue condenado a cumplir dos años y medio de prisión y a pagar una multa de 6.750 euros y una indemnización de 12.000 euros por haber amenazado a una vecina que le denunció por haber permitido una construcción que ella consideró ilegal. Vadillo se dirigió “con ánimo de venganza y carácter intimidatorio” a la vecina para que “corrigiera su conducta”, según la sentencia.

En concreto, según la transcripción del polémico mensaje navideño, Vadillo manifestó: “Si esta señora no viene a hablar conmigo y corrige su conducta de inmediato, a partir de ahora (…) haré llegar un folleto, que me encargaré de hacer expresamente, donde vea la gente qué tipo de persona es Antonia Matador y qué tipo de relación había con el ex presidente del PP. Estos van a tener que sufrir”, manifestó en los canales del Ayuntamiento.

Lo último en Noticias