Gatos

¿Realmente afectan los gatos a las mujeres embarazadas?

¿Existen riesgos de tener mascotas cerca de mujeres embarazadas? Uno de los ejemplos típicos es el de los gatos. ¿Qué hay que saber sobre ello?

Gatos y mujeres embarazadas
Enfermedades contagian los gatos a las mujeres embarazadas

Siempre se ha dicho que gatos y mujeres embarazadas son una combinación peligrosa. Los felinos son portadores de un parasito que causa la toxoplasmosis. Si una mujer contrae esta infección puede transmitirla al feto, porque dicho parasito es capaz de traspasar la placenta. Esto puede traer consecuencias graves para el futuro bebé tales ceguera, retraso mental y aborto.

El dilema no es sencillo: las probabilidades son bajas pero los peligros grandes. Evidentemente, puede presentarse un gran inconveniente cuando una mujer tiene de mascota un gato y se queda embarazada. No obstante, a continuación te aclararemos todo lo relacionado a este tema.

Las probabilidades de infección son realmente bajas

Apenas 6 de cada mil mujeres embarazadas contraen toxoplasmosis. Incluso si la futura madre se hace portadora, las probabilidades de contagiar al bebé son realmente bajas. La probabilidad de contagio de los fetos es de una en un millón a diez millones.

Peor aún, se cree que más del 80% de la población mundial ha sido contagiada con toxoplasmosis al menos una vez. La mayoría de los afectados no saben que la han contraído y no presentan síntomas. Incluso muchos bebés la contraen durante la gestación y no sufren consecuencias negativas.

En otros casos, los infectados reportan la sintomatología muchos años después. Ahora bien más allá de todas estas afirmaciones, existen casos en los cuales las consecuencias son realmente terribles para el bebé. Además, si la infección ocurre en los primeros tres meses de gestación el daño neurológico se hace más probable.Gatos y las mujeres embarazadas

Gatos y mujeres embarazadas: ¿qué hacer?

La toxoplasmosis suele contagiarse con simplemente oler el excremento de los gatos infectados. Por eso es que el contacto con gatos conlleva cierto riesgo durante el embarazo. No obstante, mantener una desparasitación constante en los felinos es una medida bastante efectiva.

De hecho, ingerir vegetales mal lavados y carnes mal cocidas es un factor de riesgo más peligroso que el animal. Si el gato se mantiene en la casa y es alimentado con proteínas cocidas los riesgos son menores. El control prenatal es sumamente importante en las mujeres embarazadas que tienen gatos.

Existe una prueba médica bajo la cual se toma muestras del cordón umbilical para verificar si el feto está infectado. Esta se llama cordocentesis y es una excelente forma de descartar infección. Es importante que las mujeres encinta con mascotas la hagan.

En resumen, el embarazo no tiene que ser aval para sacar a tu gato de la casa. Cumplir con los controles sanitarios, controlar la ingesta y evitar un poco el contacto es más que suficiente. La prevención es posible si tomas las medidas respectivas.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias