Gatos

Mi gato no come por el frío, ¿qué hago?

Si un gato no come por el frío lo más urgente es ayudarlo a recuperar la temperatura corporal. Además de acudir al veterinario, estos consejos te ayudarán.

Gato no come por el frío
¿Qué hacer si el gato no come por frío?

La llegada del invierno y los cambios bruscos de temperatura pueden afectar el estilo de vida de los gatos. Los pequeños felinos disfrutan del calor, por lo que es posible que incluso dejen de comer o, todo lo contrario, coman más con la llegada del frío. Esta variación ocurre por las horas de luz, ya que sus organismos se encuentran sincronizados y al no haber luz el metabolismo se compromete. Si un gato no come por el frío, es necesario adoptar medidas que reduzcan esta situación, ya que puede experimentar complicaciones que pongan en riesgo su vida.

¿Qué hacer si el gato no come por el frío?Mi gato no come por el frío

Cuando un gato no come por el frío es necesario buscar las alternativas que lo hagan sentir cómodo para que recupere su ritmo de alimentación. Para ello, se debe consultar con el veterinario, quien se encargará de evaluar las razones de esta situación. También se puede probar alguno de estos consejos:

  • Ofrecer alimento de calidad que contenga calorías y nutrientes necesarios para mantener el sistema del minino inmune durante los días de frío. Cabe destacar que las necesidades varían según las necesidades de cada animal y el estilo de vida que lleve.
  • Crear un rincón caliente con luz solar o artificial. A los felinos les encanta el sol, por ello es necesario dejarlos que se coloquen en un área donde reciban esta luz. En caso de que no haya, se puede usar una lámpara que irradie iluminación y calor que le resulte agradable.
  • Servir la comida caliente en vez de fría le puede parecer apetitoso al gato. Es conveniente mezclar algo de comida casera con el pienso y calentarla un poco. En la práctica, es una de las mejores opciones para estimular el apetito.
  • Incrementar las horas de juego puede resultar conveniente a nuestra mascota. La actividad física aumenta el calor corporal, de manera que los juegos en un área tibia de la casa le puede ayudar a recuperar la temperatura adecuada.

Lo ideal es que el gato recupere el confort para que vuelva a su rutina y hábitos alimenticios.  Puede que se necesite colocarle algo de ropa, envolverlo en mantas e incluso disponer de una cama térmica con las precauciones necesarias.

Hipotermia en gatos

Un frio excesivo en el felino puede generar hipotermia. Por ello, es necesario vigilar si además de la falta de apetito presenta rigidez, temblores, debilidad o aislamiento. En estos casos es necesario suministrar calor con una manta y consultar de inmediato con el veterinario.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias