Torra inyecta 335.446 € al diario ‘Público’ de Roures para que apoye el golpe de Estado y denigre a España

Roures
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el millonario Jaume Roures.

La Generalitat catalana inyectó en 2018 en el diario podemita Público, propiedad del millonario Jaume Roures, un total de 335.446 euros en forma de publicidad institucional para que apoyase el golpe de Estado separatista.

El president Quim Torra ya tenía a su servicio una constelación de diarios digitales, que subsisten casi exclusivamente gracias al dinero de la Generalitat, para promocionar el golpe y difundir sus mensajes de odio contra España. Le faltaba un diario de ámbito nacional, y ya ha encontrado algo parecido.

El diario Público, que dirige Ana Pardo de Vera, recibió en 2017 un total de 25.675 euros en publicidad institucional de la Generalitat. En 2018, ya con Torra en la Presidencia, esta cifra se multiplicó por 13 hasta los 335.446 euros: 10.000 euros para la "edición impresa" del diario Público (que no existe) y los 335.446 euros restantes en publicidad para su edición digital.

Estas cantidades son aún más llamativas si se tiene en cuenta que, en el mismo ejercicio 2018, el diario El País sólo recibió 25.753 euros en publicidad de la Generalitat, El Mundo recibió 10.610 euros, el ABC 12.863 euros y La Razón 11.713 euros. OKDIARIO, que tiene más de 10 millones de usuarios únicos en Internet (casi el doble que Público), por supuesto no recibió ni un euro de la Generalitat.

Recibe 33 veces más dinero que El Mundo

Es decir, un medio residual de extrema izquierda como Público recibió 13 veces más dinero en publicidad institucional de la Generalitat que El País, y 33 veces más que el diario El Mundo. Se trata de las cifras oficiales publicadas por la Comisión Asesora sobre la Publicidad Institucional, que depende del Departamento de Presidencia de la Generalitat.

Roures
La Generalitat gastó el año pasado 325.446 euros en publicidad en la edición digital del diario Público y otros 10.000 euros en su edición impresa, que no existe.

Estas cifras explicarían por qué, durante los últimos meses, el diario de Jaume Roures ha acentuado su línea editorial de apoyo a los golpistas de la Generalitat. Sirviéndose de informaciones reales que habían sido desveladas en exclusiva por OKDIARIO, el periodista de Público Carlos Enrique Bayo fabricó el pasado mes de agosto la teoría de la conspiración que los independentistas han utilizado para sostener que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) organizó los atentados yihadistas del 17-A en las Ramblas de Barcelona y Cambrils, que se saldaron con 15 muertos y cientos de heridos.

Para construir esta teoría, el periodista de Roures se apropió de dos exclusivas desveladas por OKDIARIO: que el iman de Ripoll Abdelbaki Es Satty ya había sido investigado en la operación Chacal contra el yihadismo y que había sido captado como confidente del CNI en la cárcel de Castellón, donde cumplía condena por introducir 136 kilos de hachís en Algeciras.

Las informaciones de OKDIARIO apuntaban a una grave negligencia del CNI, que no fue capaz de detectar los planes de Es Satty. Pero sirviéndose de los datos desvelados por este diario, el periódico de Roures decidió dar un paso más para sostener que el CNI controlaba los movimientos de todos los miembros de la célula de Ripoll hasta el mismo día de los atentados, que los servicios de inteligencia españoles decidieron deliberadamente no evitar, para sembrar el terror en Cataluña y abortar el proceso de independencia.

La teoría de la conspiración del 17-A

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ordenó a su conseller de Exteriores que enviara esta información falsa del diario Público a todas las embajadas europeas, para acusar al Gobierno español de haber organizado los atentados yihadistas del 17-A.

Al final resultó que la "investigación" que el periodista Carlos Enrique Bayo decía haber realizado durante más de un año era en realidad un informe anónimo en PDF, que varios periódicos habían rechazado porque estaba lleno de falsedades, y que el diario de Roures publicó casi literalmente sin cuestionar sus conclusiones disparatadas.

Jaume Roures fue en agosto de 2017 el anfitrión de la cena en la que Pablo Iglesias negoció con Oriol Junqueras, Marta Rovira y el editor Oriol Soler el apoyo de Podemos al proceso de independencia. Iglesias acudió a esta cena en casa de Roures tras asistir a la manifestación convocada para condenar los atentados de Las Ramblas y Cambrils, que la ANC y Òmnium convirtieron en un acto de repudio contra el Rey Felipe VI.

Como ha desvelado en exclusiva OKDIARIO, empresas vinculadas a Jaume Roures han estado implicadas en varios casos de corrupción del partido de Quim Torra que investiga la Justicia.

La financiación ilegal del PDeCAT

La productora Triacom Audovisual (en la que el grupo Mediapro de Jaume Roures tenía una participación del 10%) financió ilegalmente al PDeCAT al pagar con fondos de TV3 los trabajos que la empresa Hispart había realizado, por importe de 750.000 euros, para la campaña electoral de Artur Mas en 2010. Triacom justificó estos pagos con facturas falsas cargadas a los programas de TV3 El gran dictat y Fish & Chips, que se grababan en los estudios del grupo Mediapro/Imagina.

La productora Triacom Audiovisual, dirigida por el ex gerente de TV3 Oriol Carbó y participada por el grupo Mediapro de Jaume Roures, también fue utilizada para encubrir el pago de sobornos al ex presidente de la Diputación de Lérida, Joan Reñé Huguet (PDeCAT).

Varias empresas emitieron en 2013 y 2014 facturas falsas que suman un importe de 351.746 euros, por trabajos ficticios realizados para los programas El gran dictat y Fish & Chips de Triacom, para encubrir el pago de comisiones ilegales a Joan Reñé y su partido.

Lo último en Investigación

Últimas noticias