Los fiscales del Supremo señalaron la colaboración de Roures con el golpe de Estado del 1-O

Roures
El millonario Jaume Roures, presidente del grupo Mediapro y dueño del diario podemita 'Público'.

El millonario Jaume Roures, que a través de Mediapro participaba en la productora Triacom utilizada para financiar ilegalmente la campaña electoral del PDeCAT, apenas disimula su apoyo al proceso de independencia de Cataluña impulsado por Carles Puigdemont y Quim Torra.

La Policía Nacional registró en junio de 2018 la sede de una de las filiales de su grupo, Mediapro Cloud, tras constatar que el Govern de Puigdemont utilizó su servicio de valija electrónica para enviar el censo de población utilizado en el referéndum ilegal del 1-O. A través de este servicio contratado por la Generalitat al grupo de Roures, se transmitieron los datos protegidos de 5,3 millones de electores: nombre y apellidos, DNI, edad, sexo y dirección.

No fue la única colaboración que el grupo del millonario podemita Roures prestó al golpe de Estado del 1-O. En su escrito de conclusiones de la causa instruida en el Tribunal Supremo, la Fiscalía destacó que Mediapro  favoreció activamente la difusión de mensajes “propagandísticos” en favor del golpe separatista.

Los fiscales recuerdan en su informe que “Mediapro abrió en Barcelona un centro de comunicación bajo la denominación International Press and Broadcasting Center (IPBC), orientado al seguimiento del referéndum por la prensa internacional”, como informó OKDIARIO el pasado mes de junio.

Montó el centro de prensa del 1-O

Durante la jornada del 1-O, acudieron a estas instalaciones “los responsables del Govern para realizar actos de carácter propagandístico y electoral, y entre ellos la rueda de prensa previa al referéndum en la que los consejeros acusados, Turull y Romeva, y el vicepresidente Junqueras presentaron las urnas”.

Jaume Roures es también el dueño del diario Público convertido en la principal plataforma de propaganda de Podemos. Los periodistas del diario de Roures se inventaron la teoría de la conspiración utilizada por los independentistas para sostener que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) organizó los atentados yihadistas del 17-A en las Ramblas de Barcelona y Cambrils, que se saldaron con 15 muertos y cientos de heridos.

Para ello, los periodistas de Roures se apropiaron de dos exclusivas desveladas por OKDIARIO: que el iman de Ripoll Abdelbaki Es Satty ya había sido investigado en la operación Chacal contra el yihadismo y había sido captado como confidente del CNI en la cárcel de Castellón, donde cumplía condena por introducir 136 kilos de hachís en Algeciras.

Las informaciones publicadas por OKDIARIO apuntaban a una grave negligencia del CNI, que no fue capaz de detectar los planes de Es Satty. Pero sirviéndose de los datos desvelados por este diario, el periódico de Roures decidió dar un paso más para atribuir directamente a los servicios secretos españoles, sin ninguna base, la organización de los atentados yihadistas de Barcelona.

La teoría de la conspiración del 17-A

Los periodistas de Jaume Roures montaron una teoría de la conspiración según la cual el CNI controlaba los movimientos de todos los miembros de la célula de Ripoll hasta el mismo día de los atentados, que los servicios de inteligencia españoles decidieron deliberadamente no evitar, para debilitar a los independentistas.

Al final resultó que la "investigación" que el diario Público decía haber realizado durante más de un año era en realidad un informe anónimo, que había circulado por varias redacciones en formato PDF, y que los periodistas de Roures publicaron casi literalmente sin cuestionar sus conclusiones disparatadas.

Un redactor de Público se limitó a poner su firma en el encabezamiento de la noticia, como si fuera una investigación propia. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ordenó a su conseller de Exteriores, Alfred Bosch, que enviara a todas las Embajadas europeas estas noticias fake difundidas por el diario de Roures, para acusar al Gobierno español de haber organizado los atentados del 17-A.

Jaume Roures también fue el anfitrión de la cena en la que Pablo Iglesias negoció con Oriol Junqueras, Marta Rovira y el editor Oriol Soler el apoyo de Podemos al proceso de independencia. Iglesias acudió a esta cena en casa de Roures tras asistir a la manifestación convocada para condenar los atentados de Las Ramblas y Cambrils, que la ANC y Òmnium convirtieron en un acto de repudio contra el Rey Felipe VI.

Las empresas de Roures han obtenido ingresos millonarios de TV3 y la Generalitat. De hecho, tiene en nómina de su grupo Imagina-Mediapro a un ex alto cargo de la Generalitat, Jordi Bosch García, que le adjudicó un contrato de 253 millones de euros vulnerando la Ley de Contratos del Sector Público, como informó OKDIARIO el 19 de marzo de 2018.

Lo último en Investigación

Últimas noticias

. . . . . . . . .