‘Público’ plagia una exclusiva de OKDIARIO de 2017 y se queja de que otros medios no la rebotan

imán de Ripoll
A la izquierda, el compañero de piso del imán de Ripoll Belgacem Bellil, que se inmoló en Irak. A la derecha, seis de los terroristas detenidos en Vilanova i la Geltrú en 2006: Mohamed Mrabet Fahsi, Hassan Mordoude, Abdelhak Boudina, Mustafa Fawzi Ait Oudris, Mohamed Samadi y Mustafa Es Satty.

El diario podemita de Jaume Roures, el magnate de la comunicación audiovisual, se quejaba ayer de que el resto de medios periodísticos de España no se habían hecho eco de lo que presentaba como una "exclusiva" de Público. El periódico de cabecera de Pablo Iglesias titulaba a bombo y platillo: "Exclusiva: La verdad sobre el imán de Ripoll (1). El cerebro de la masacre de Las Ramblas fue confidente del CNI hasta el día del atentado".

Con la firma de Carlos Enrique Bayo arrancaba el scoop afirmando que "tras un año de investigación", Público estaba en condiciones de afirmar que el imán de Ripoll, el cerebro de la matanza de Barcelona, había sido confidente de los servicios secretos españoles hasta el mismo día del atentado.

Pero Bayo no necesitaba muchas alforjas para ese tan largo viaje periodístico. Con tan sólo entrar en la hemeroteca de OKDIARIO se habría encontrado con un calco de esa noticia pero desvelada casi dos años antes, el 16 de noviembre de 2017: "El imán de Ripoll montó la célula yihadista de la matanza de Las Ramblas mientras era confidente del CNI".

¿Y cómo comenzaba OKDIARIO esa información, firmada por Manuel Cerdán?: "Aldelbaki Es Satty, el imán de Ripoll y cerebro de los atentados de Barcelona y Cambrils, era confidente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en el momento en el que su célula yihadista cometió la matanza en Las Ramblas, el pasado 16 de agosto".

Y este medio destacaba: "Esa es la información con la que trabaja el Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional y que está recogida en una pieza separada, que el magistrado Fernando Andreu mantiene declarada secreta".

Y aportaba más detalles sobre las actividades terroristas de Es Satty: "El imán, al tiempo que facilitaba información a los servicios secretos y cobraba fondos treservados por esa labor, montaba la célula terrorista que perpetró el segundo atentado más sanguinario de la historia del terrorismo en Cataluña".

Un año para una investigación ya publicada

Pero, aunque Bayo hubiera cometido el error de pasar por alto la exclusiva de otro medio de comunicación, que ahora plagia, resulta difícil que en sus investigaciones, que según él le han llevado un año de trabajo, no se topara con el comunicado oficial del CNI.

El 18 de noviembre de 2017, tras las informaciones de este periódico, la dirección del CNI, emitió un comunicado -algo inusual en su política de comunicación- para confirmar parte de las informaciones de OKDIARIO.

Los espías españoles reconocían que dos de sus agentes habían visitado en 2014 al marroquí Aldebaki Es Satty en la cárcel de Castellón, donde cumplía condena por tráfico de drogas, para captarlo como confidente. Eso sí, negaban que le hubieran pagado con fondos reservados y no aclaraban hasta cuándo había colaborado con los servicios secretos.

No se sabe si ha habido una causa efecto pero los resultados son evidentes. El pasado lunes OKDIARIO acusaba al diario podemita de no haber publicado nunca una noticia que afectara la imagen del CNI. Basta con repasar su hemeroteca: ningún crespón negro sobre las actividades de los servicios secretos. Pero, nada más producirse el relevo del anterior director, el general Félix Sanz Roldán, el diario podemita de Roures desvela una historia ya conocida para erosionar los cimientos de La Casa, como también se conoce a la sede del espionaje.

¿Y qué ha logrado Roures? Que, con una información ya conocida, Torra y el independentismo catalán se hayan lanzado a la yugular del CNI y del Gobierno, en medio de las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez.

Pablo Iglesias, colaborador habitual de Público y comensal en la residencia de los Roures, no ha tardado en lamentarse de que el resto de medios españoles no hayan destacado el scoop -ya apolillado- del diario podemita. Sus ansias por ayudar a socio político Roures ha servido para relanzar unas exclusivas de OKDIARIO de 2017.

Lo último en España