Puigdemont al terrorista de Terra Lliure Xavier Vendrell en 2018: «Tenemos que hacer presidente a Pedro Sanchez»

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, sostiene que el ex terrorista de Terra Lliure Xavier Vendrell actuaba como enlace de ERC con Carles Puigdemont y daba instrucciones para organizar desórdenes públicos a través de la aplicación de Telegram Tsunami Democràtic.

En los registros ordenados por el juez el 24 de mayo de 2018, la Guardia Civil descubrió que el dirigente de Convergència y presidente de la Fundació CATMón Víctor Terradellas guardaba en su teléfono móvil dos conversaciones grabadas con Xavier Vendrell y con el editor independentista Oriol Soler.

En una de estas conversaciones, Vendrell explicó que Carles Puigdemont le había dicho en Waterloo que «hay que hacer presidente a Pedro Sánchez, aunque sea gratis». Puigdemont era consciente de que «si lo saben los nuestros [los independentistas], me matan».

De este modo, el fugitivo de la Justicia Carles Puigdemont dio su visto bueno para que ERC y Junts per Catalunya apoyaran la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Sin poner condiciones a corto plazo, pero con la expectativa de que luego pusiera en marcha la mesa de negociación con el president Quim Torra y el indulto a los golpistas, como ya ha anunciado el Gobierno socialcomunista.

Sin embargo, cuando el juez suspendió los permisos penitenciarios otorgados por la Generalitat a los golpistas (que en la práctica suponían la concesión de un tercer grado encubierto), el terrorista Xavier Vendrell cambió de estrategia y estalló contra el Gobierno de Sánchez: «Es el momento de dar hostias al PSOE y a Podemos, que son unos hijos de puta. Hay que apuntar los cañones sobre la cabeza de estos mamones. Que dispare todo, Dios… son unos hijos de puta si no les dan la amnistía», exclamó, tal como queda recogido en los pinchazos telefónicos practicados por la Guardia Civil.

tsunami
Fragmento del auto firmado el pasado miércoles por el juez Joaquín Aguirre.

Por su parte, el dirigente de ERC Sergi Sol (hombre de la máxima confianza del ex vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, hoy en prisión) no ocultó su decepción por cómo actúa «el hijo de puta de Pelomocho», en evidente alusión a Carles Puigdemont, tal como matiza el magistrado en su auto judicial.

Vendrell se mostró partidario de que ERC y Òmnium se integraran en el Consell de la República montado en Waterloo, pero el portavoz del partido en el Congreso, Gabriel Rufián, desconfiaba de esta idea por considerar que se trata de «un chiringuito montado por Puigdemont».

Xavier Vendrell ha sido secretario de Organización de ERC y conseller de Gobernación en el Tripartito de Pasqual Maragall. El 18 de diciembre de 1992 compareció ante el juez de la Audiencia Nacional Carlos Bueren para confesar que, como miembro del grupo terrorista Terra Lliure, participó en dos atentados con bomba: el primero, el 8 de septiembre de 1989, contra la oficina del INEM de Hospitalet de Llobregat, y el segundo, el 7 de abril de 1990, contra instalaciones de la compañía Hidroeléctricas del Segre en Olesa de Montserrat.

El magistrado Bueren dictó en aquel momento prisión eludible con fianza de 3.000 euros para Vendrell, que nunca ha llegado a pisar la cárcel por estos hechos. Su causa quedó sobreseida en enero de 1996.

El antiguo terrorista de Terra Lliure se ha dedicado ahora a coordinar los desórdenes públicos de los independentistas a través del llamado Tsunami Democràtic, según el auto del juez que el miércoles ordenó la detención de 31 miembros de esta rama. Entre ellos, el editor independentista Oriol Soler y el ex jefe de gabinete de Artur Mas, David Madí.

Lo último en Investigación

Últimas noticias