Año y medio después del escándalo seguía de CEO en Imalatam

Roures cesa al "cerebro" del pago de sobornos a la FIFA tras conocer que OKDIARIO le seguía la pista

Mediapro
aume Roures. (Foto: Getty)

Jaume Roures, el magnate catalán de la comunicación, destituyó en abril a Roger Huguet, el cerebro del pago de sobornos a directivos de la FIFA, del cargo consejero delegado (CEO) de la sociedad Imalatam S.L que gestiona las transferencias de fondos del holding audiovisual Mediapro/Imagina del extranjero a España.

Huguet, un productor catalán de 50 años que durante 10 años había sido el hombre fuerte de Roures en América, había caído en desgracia y desaparecido de todos los consejos de administración de Imagina en Estados Unidos a finales de 2015 tras ser detenido por el FBI en Miami por el escándalo del pago de sobornos a directivos de la FIFA para obtener los derechos televisivos del fútbol. Un tribunal de Nueva York lo procesó por los delitos de soborno, de conspiración para el blanqueo de dinero y por pertenecer a una trama corrupta.

Tal acumulación de cargos conllevaba una petición de condena de hasta 40 años de cárcel. Según la Fiscalía de Manhattan, Huguet había sido uno de los cerebros del entramado societario de Roures en el pago de las mordidas, entre 2012 y 2013, que alcanzaron la cifra de 1,5 millones de dólares.

Aún así, a pesar de la contundencia de la acusación de la justicia norteamericana, el editor del diario Público mantuvo a Huguet al frente de Imalatam durante un año y medio hasta que se enteró de que OKDIARIO había descubierto tal irregularidad y seguía la pista de su hombre en Miami. Los agentes del FBI habían comentado que Huguet era un chivo expiatorio, un simple eslabón, de una trama de corrupción con tentáculos que llegaban hasta España.

Roures cesa al

 

Los investigadores tenían muy claro que Huguet, en el argot policial, se había comido el marrón de otra gente que estaba muy por encima de él. Como consejero delegado de un entramado de sociedades de Imagina con base en Miami había sobornado al presidente de la CONCACAF, la federación de fútbol del Caribe, para obtener los derechos de retransmisión de varios partidos clasificatorios para la Copa del Mundo de Fútbol, pero los beneficios finales eran para otros.

Según las acusaciones judiciales, la operación se fraguó en nombre de dos de las firmas de Roures en EE.UU, Sports Marketing Company y Media Company. Ambas sociedades, junto con otras americanas, fueron rápidamente extinguidas tras el escándalo de la corrupción futbolística.

Huguet, que disfruta la doble nacionalidad española y estadounidense, antes de caer en desgracia, era una pieza clave en la maquinaria del holding de Roures. Su nombre figuraba al frente de una veintena de sociedades, indistintamente, como administrador (1), agente (10), director (3), presidente (4) y secretario (1). También figura su nombre en el registro de Panamá como administrador de Media Word Dominicana y como presidente de Sports & Media, junto a su esposa Marta Turón, que aparece como directora. En ambas, el agente panameño es Vaccaro & Vaccaro, que fue investigado en los Papeles de Panamá.

Roures cesa al

 

OKDIARIO mantuvo el 4 abril pasado una entrevista telefónica con Roger Huguet para conocer su versión de los hechos. El empresario catalán, que sigue residiendo con su mujer y sus dos hijas en Miami y colaborando con Imagina, se negó a hacer declaraciones por su situación penal. Según él, la investigación continuaba abierta en la Corte de Nueva York: “Sólo le puedo decir que el proceso judicial va muy lento”.

Ese ritmo pausado de las investigaciones es lo que mantiene en vilo a la dirección de Imagina en España. Nadie en esa compañía descarta que la Fiscalía de Manhattan eleve un escalón más en la responsabilidad corporativa y que pueda enlodazar a la cúpula del holding. Todo depende de las pesquisas, que siguen su curso, y de las declaraciones de los testigos arrepentidos. Algunos de ellos son conocedores de las entrañas del entramado societario de Roures.

Una pantomima al descubierto

Huguet, tras su detención en diciembre de 2015, fue suspendido de su cargo y sustituido por Irantzu Díez Gamboa, que dejó la dirección de Globomedia en España para presidir en Florida Imagina Production Services y otras productoras filiales, todas ellas domiciliadas en 7291 NW 7454 St de Miami. También fue nombrado vicepresidente Oscar R. López, quien desde 2010 ocupa el cargo de director, entre otras empresas, de Overon US, que comparte domicilio con Imagina US.

Tras la caída de Huguet, el grupo de Roures emitió una nota de prensa en la que se comprometía a colaborar con el FBI “para clarificar las circunstancias de estos acontecimientos”– y desviaba toda la responsabilidad hacia “los individuos acusados”, es decir, al catalán Roger Huguet y al brasileño Fabio Tordin. Éste era otro de los estrechos colaboradores de Roures en tierras americanas, que también fue detenido por el FBI y procesado en EE.UU.

Roures se asoció en 2012 con Tordin, hasta entonces propietario de Traffic US, la sociedad de Sao Paulo que realmente disfrutaba de los contactos con los altos cargos corruptos de la FIFA y facilitaba la operación. Aquel joint venture entre Roures y Tordin fue sellado por Huguet para engrasar las mordidas, siempre con el visto bueno de sus jefes de Madrid, según las investigaciones del FBI.

Roures cesa al
Huguet y su mujer en un yate.

Pero la contundencia que mostraba Imagina en su comunicado de finales de 2015 hacia sus colaboradores, supuestamente corruptos, era toda una pantomima. Una estrategia urdida para desviar la atención sobre la causa judicial. Año y medio después del escándalo, Huguet y su esposa Marta Turón -ex vicepresidenta de Imagina US y ex consejera de otras sociedades del grupo en EE.UU- continuaban colaborando en Miami con el holding de Roures, como confirmaba a OKDIARIO una fuente próxima al matrimonio.

Las mismas fuentes señalan que no podía ser de otra manera ya que  Huguet sigue siendo una bomba de relojería para Roures y sus socios: “Roger decidió comerse el marrón y declararse culpable ante la justicia norteamericana, ¿pero duda alguien de que la orden para pagar las mordidas partiera de España al margen de él?”.

Pero aunque el holding se esforzaba por mantener de manera ficticia un alejamiento de los encausados en Manhattan, a los estrategas de Mediapro se les olvidó borrar una prueba que mantenía un vínculo societario: tanto Huguet como su esposa Turón, figuraban como administradores de la sociedad IMALATAM S.L, un acrónimo de Imagina (“IMA”) y Latinoamérica (“LAT-AM”). La firma, con sede en Madrid, había sido constituida en enero de 2010, y sus acciones pertenecían en un 100% a Imagina Contenidos y US Imagina, dos de las marcas insignia en EE.UU del entramado de Roures, según consta en el registro mercantil. Desde febrero de 2010, Huguet era su consejero delegado (CEO) y su mujer, figuraba como apoderada. Su presidente era Gerard Romy Belilos, el hombre fuerte de Roures en Media Base Sport, la sociedad a través de la cual el grupo pretende introducirse en China.

Irantzu Díez, la directiva de Imagina que sustituyó en 2015 a Huguet en Miami tras el escándalo de corrupción, figuraba también como consejera en Imalatam S.L que, por su objeto social, no aparentaba ser una firma de segundo nivel. Según el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME), se dedica a “la dirección y gestión de valores representativos de los fondos propios de entidades no residentes en territorio español que determinen un porcentaje de participación, directo o indirecto, igual o superior, al 5%”.

Sin embargo, las llamadas de OKDIARIO en abril a Huguet y a Roures, que nunca contestó, puso en guardia a los gestores del holding televisivo. Imagina movió ficha con urgencia y, el 18 de abril de 2017, tan sólo dos semanas después de las verificaciones periodísticas, Huguet era removido como administrador de Imalatam. Irantzu Díez, al igual de como había sucedido en Florida, lo sustituía como administradora única. La sociedad, ante la sorpresa de sus administradores, realizaba una limpieza interna: no sólo Huguet cesaba como consejero delegado, también Belilos como presidente. Aquellos movimientos daban a entender que el agente en Miami la había contaminado. Pero lo sorprendente era que Marta Turón, la esposa de Huguet, mantenía el cargo de apoderada.

Eso sí, las acciones de la sociedad Imalatam permanecían en poder de Mediapro cuyos apoderados, entre otros, son Jaume Roures y Josep María Tatxo Benet.

Lo último en Investigación