El imán de Ripoll adoctrinó a los yihadistas a 5 metros de una sede de la Generalitat

Ripoll
El Consell Comarcal del Ripollès y la mezquita del imán Es Satty, frente a frente en la calle Progrés de Ripoll.
  • M. A. Ruiz Coll y M. A. Pérez

El imán Abdelbaki Es Satty adoctrinó durante dos años a los jóvenes yihadistas que perpetraron los atentados de Las Ramblas y Cambrils en la denominada "mezquita nueva" de Ripoll, conocida como comunidad Annour. Este templo con capacidad para 140 fieles ocupa un local de planta baja  en el número 23 de la calle Progrés de Ripoll, junto enfrente, a sólo cinco metros de distancia, del edificio en el que tiene su sede el Consell Comarcal del Ripollès.

Este organismo participado por los ayuntamientos de la zona gestiona servicios mancomunados, con competencias cedidas por la Generalitat y bajo la tutela de la Generalitat. Desde las elecciones autonómicas y municipales de 2015, el Consell Comarcial del  Ripollès esta presidido por el alcalde de Campdevànol,  Joan Manso i Bosoms, del PDeCAT.

Desde que Manso preside la institución, en su fachada tan sólo ondean tres banderas: la europea, la cuatribarrada catalana y la estelada independentista. Tan sólo durante la fiesta del Orgullo gay, la estelada fue sustituida por la bandera del arcoiris. Pero nunca cuelga en el balcón la bandera española.

En su cuenta de Twitter, el Consell Comarcal luce el lacito amarillo en homenaje a los golpistas que cumplen prisión preventiva en las cárceles catalanas. Debido a los servicios que cubren, es frecuente ver estacionados junto a este edificio institucional coches patrulla de los Mossos o de las distintas Policías Locales de la comarca.

Ripoll
El Consell Comarcal y la mezquita en la que Es Satty adoctrinó a los yihadistas, están a cinco metros de distancia en la misma calle.

Pues bien, basta cruzar la calle, dando cinco pasos, para acceder a la mezquina en la que el imán Abdelbaki Es Satty envenenó a cuatro parejas de hermanos de origen marroquí con mensajes de odio, para que cometieran los atentados del 17A en nombre del Estado Islámico (DAESH).

Al ser interrogada por los Mossos d’Esquadra, la hermana de los yihadistas Driss y Moussa Oukabir declaró que el imán Es Satty hablaba de "la Yihad, de la lucha armada y de matar infieles" en sus rezos de la mezquita.

Otros vecinos de Ripoll interrogados coincidieron en que el comportamiento de los ocho hermanos implicados en los atentados (los Aboyaaquoub, Hichamy, Aalla y Oukabir) cambió radicalmente desde la llegada del imán Es Satty: “Dejaron de jugar al fútbol, realizaban los rezos diarios y no saludaban a la chicas”. Abandonaron los grupos de chat en los que varios jóvenes del pueblo quedaban para ir a nadar y con frecuencia se les oía quejarse, airadamente, sobre lo que ocurría en Siria o en Palestina.

Todo esto ocurría a cinco metros de la sede del Consell Comarcal tutelado por la Generalitat y frecuentado por agentes de los cuerpos policiales. Los independentistas presumen del éxito del modelo de integración de los inmigrantes en Cataluña. Pero los atentados del 17A demuestran, más bien, el fracaso de este modelo.

Ripollés
La bandera europea, la cuatribarrada catalana y la estelada independentista, en la fachada del Consell Comarcal.

Ripoll es una pequeña población de apenas 10.000 habitantes. Entre buena parte de los residentes musulmanes, era un secreto a voces lo que ocurría en el interior de la mezquita. Pero la comunidad musulmana funcionaba como una burbuja, aislada del resto de la población. Más allá de ella, los jóvenes de la célula de Ripoll apenas se relacionaban con otros chicos de su edad, salvo para hacer trapicheos de venta de drogas. Al menos así se desprende de los testimonio remitidos por los Mossos d’Esquadra al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu.

Ya en mayo de 2008, un grupo de vecinos de Ripoll pidió a la entonces alcaldesa Teresa Tordà (ERC) que cerrara la primera mezquita que acababa de abrir sus sus puertas en el barrio viejo de la ciudad, un pequeño oratorio que funcionaba en la calle Sant Antoni.

La alcaldesa Teresa Jordà, elegida por las listas de ERC, rechazó esta petición de los vecinos alegando que el local cumplía todos los requisitos para recibir el permiso del Ayuntamiento.

Finalmente, en mayo de 2016, cuando abrió sus puertas la nueva mezquita Annour de la calle Progrés, el alcalde del PDeCAT Jordi Munell i García  fue el encargado de inaugurarla, junto al director general de asuntos religiosos de la Generalitat, Enric Vendrell, y el presidente de la Unión de Comunidades Islámica de Cataluña, Mohamed El Ghaidouni. Fue precisamente en esta mezquita, en la que el imán Abdelbaki Es Satty adoctrinó y reclutó a los miembros de su célula yihadista.

Ripoll
El actual alcalde de Ripoll, Jordi Munell i García (PDeCAT), en 2016 en la inauguración de la nueva mezquita de Ripoll.

Como informó en exclusiva OKDIARIO, el imán Abdelbaki Es Satty ya fue investigado por la Guardia Civil en 2006, en la llamada Operación Chacal, por su relación con una red de terrorismo yihadista que reclutaba en la mezquita Al Furkan de Vilanova i la Geltrú a jóvenes “desarraigados” para enviarlos a Siria, Afganistán e Irak como terroristas suicidas.

Se trata de uno de los 50 oratorios de Cataluña desde los que se lanzan mensajes salafistas en apoyo de la Yihad, según un informe que el Ministerio de Interior dio a conocer en abril de 2015.

Y pese a ello, en mayo de 2017 la ANC eligió precisamente esta mezquita de Vilanova i la Geltrú para celebrar un acto de propaganda independentista, dirigido a la comunidad musulmana con el lema: “Todos seremos fundadores de un Estado nuevo en el que disfrutaremos de los mismos derechos, oportunidades y deberes”.

Es decir, el célebre "modelo de éxito de integración de los inmigrantes" consiste en que los independentistas sólo se han interesado por lo que ocurría en el interior de las mezquitas, a la hora de intentar atraer el voto de la comunidad musulmana a la causa secesionista.

Lo último en Investigación